Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, presentó un proyecto que plantea una serie de reformas políticas, las que incluye permitir que los chilenos en el extranjero puedan votar, lo que ha sido largamente discutido en el país.

Asimismo, la propuesta de perfeccionamiento de la democracia plantea modificaciones en el proyecto de ley de inscripción automática y el voto voluntario.

Piñera aclaró que el sufragio de los chilenos en el exterior se concretará "siempre y cuando tengan un compromiso y un sentido de pertenencia con nuestra nación", y el cambio estará sujeto a que el sistema de inscripción y votación desde el extranjero “de plenas y totales garantías a todos" los sectores políticos, dijo Emol.

El proyecto –al que el gobierno le dará “urgencia” para su rápida discusión en el Congreso- plantea una reestructuración el Servicio Electoral, que quedaría dirigido por cinco integrantes, de los cuales cuatro serán nombrados por el Presidente con la venia del Senado, mientras que el último no necesitaría ser aprobado.

También se busca modificar las fechas de las elecciones de tal manera que “la primera vuelta electoral sea el tercer domingo de noviembre y la segunda vuelta, si la hubiera, sea tres o cuatro semanas después, a mediados de diciembre”, dijo Piñera. En tanto, el traspaso de mando se concretaría el primer día hábil de marzo.

También la propuesta plantea la implementación de un sistema de primarias internas dentro de los partidos. Serían elecciones "voluntarias, simultáneas y vinculantes para la elección de los candidatos, especialmente a Presidente de la República, senadores, diputados, alcaldes y eventualmente concejales".

Otro punto plantea eliminar los locales de votación separados para hombres y mujeres, para facilitar el traslado de los electores.

Según Piñera con estas modificaciones se permitirían ampliar a cerca de 4,6 millones el universo de personas que podrían votar.