Quito. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se convirtió este lunes en el primer mandatario en viajar a Ecuador para apoyar personalmente a su par Rafael Correa tras una sublevación policial que puso en vilo al país, en una visita que aprovecharon para ratificar varios pactos.

En la corta visita, los mandatarios sellaron una serie de acuerdos marítimos que favorecerían a Chile en una disputa por un diferendo limítrofe que mantiene con Perú ante la Corte Internacional de la Haya.

Correa enfrentó hace casi 15 días un motín policial, que comenzó como una protesta por un recorte de beneficios económicos y concluyó en un sangriento choque con militares que intervinieron para rescatar al presidente.

"Quisiera en primer lugar expresar mi absoluto y total respaldo al orden constitucional de la República de Ecuador, a la democracia y al presidente legítimamente elegido por el pueblo de Ecuador", dijo Piñera tras una breve reunión con Correa en Quito.

"La democracia es un poco como el matrimonio. Tiene muchos problemas, pero todavía no han inventado nada mejor", agregó el presidente chileno, quien participó junto a su anfitrión de una ceremonia castrense en medio de un resguardo militar de las inmediaciones de la casa presidencial.

Para Correa, la sublevación de los policías fue una excusa para dar un golpe de Estado a su gobierno por parte opositores políticos, una medida que ha sido vista con preocupación por los mandatarios de la región.

El martes está previsto que arribe a Quito el presidente boliviano, Evo Morales, para ofrecer respaldo a su aliado.

En la reunión reservada Piñera y Correa también ratificaron la vigencia de los tratados internacionales sobre límites marítimos y que enfrenta a Perú y Chile.

Ecuador ha respaldado esos tratados en reiteradas ocasiones, con lo que estaría apoyando la tesis chilena respecto que los dos acuerdos solucionan el problema limítrofe y que la frontera común es una línea paralela sobre las ricas aguas del Océano Pacífico.

Correa descartó por el momento la participación de Ecuador en la disputa, pero argumentó que podría involucrarse en caso que su vecino no reconozca la última carta náutica publicada por su Gobierno.

"Obviamente si se impugna esa carta náutica por parte de Perú, tendríamos que considerar seriamente la posibilidad de que Ecuador forme parte de la Haya", dijo Correa a periodistas.