Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, presentó  la Política de Estado contra la Corrupción, que establece un régimen penal más severo para las conductas corruptas, en un país con un largo historial por apropiación y desviación de recursos públicos.

La lucha contra la corrupción fue uno de los principales temas que se debatió en la pasada campaña electoral y que defendió como bandera el candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, quien obtuvo más de tres millones de votos de personas hastiadas por esa práctica al interior del Estado.

El estatuto propone hasta 18 años de cárcel para los corruptos, así como millonarias multas y la expropiación de bienes.

"No más corruptos sancionados y tranquilamente en sus casas. Se excluirán los actos de corrupción de beneficios como la suspensión de la pena, la libertad condicional o la prisión domiciliaria, para que los ladrones de cuello blanco paguen sus fechorías en la cárcel, como debe ser", dijo Santos.

El presidente anunció que la Ley Anticorrupción que presentará a consideración del Congreso contempla el rediseño e implementación de directrices, mecanismos y herramientas preventivas para el fortalecimiento institucional.

El proyecto también incluye la participación ciudadana, el control social, la rendición de cuentas, el acceso a la información y la promoción de una cultura de legalidad y transparencia.

Los resultados del reciente estudio sobre Cultura Política de la Democracia en Colombia mostraron un aumento en la percepción de corrupción de los colombianos, al pasar de 72,6% en 2008 a 77,3% en 2009.

Calificación baja. El Índice de Percepción de Corrupción elaborado por Transparencia Internacional indica que, de una escala de 0 a 10, donde 0 es mucha corrupción y 10 es ausencia de corrupción, la calificación de Colombia pasó de 3,8 a 3,7 en 2009.

De acuerdo con estadísticas que reveló el presidente, los empresarios deben pagar alrededor de 13% de valor de los contratos para ganar la adjudicación o la licitación.

"Basado en esta cifra, el Programa Presidencial de la Lucha contra la Corrupción calculó que si el presupuesto de inversión de la Nación en 2009 fue de 30 billones de pesos (unos US$16.600 millones) por el sólo concepto de los sobornos, de las coimas, el Estado perdería 3,9 billones de pesos (US$2.166 millones)", reveló Santos.

El mandatario calculó que con esa cifra podrían adjudicarse 300.000 subsidios de vivienda para personas pobres.

Santos también sostuvo que de los 32 gobernadores elegidos en 2007, ocho han sido destituidos o condenados por investigaciones por corrupción o malversación de fondos.

El mandatario también se refirió al despilfarro de las regalías que transfiere el gobierno a los municipios y departamentos y que asciende a US$550 millones al año.

"Vamos por los corruptos y sus bienes que son los bienes de todos los colombianos", aseguró Santos, quien calificó la corrupción como un "desastre" y anunció que la lucha contra ese delito será una política de Estado y una prioridad de la sociedad.