Luego del atentanto ocurrido en Vegalarga, en el departamento de Huila en Colombia, el presidente del país, Juan manuel Santos, condenó el hecho asegurando que "es un acto de barbarie".

"Quiero aprovechar la oportunidad para condenar de la forma más contundente ese acto de barbarie que hace pocas horas cometieron las Farc en el corregimiento de Vegalarga en el Huila", dijo el mandatario, según consigna radio Caracol.

"Cuando ya un grupo tiene que acudir a actos de terrorismo como ese de poner una bomba en un bus lleno de campesinos, y explotarla cuando pasa al frente de una estación de Policía, eso quiere decir que todos nuestros policías, nuestros soldados de tierra, mar y aire, están haciendo una buena labor, porque tienen desesperado al enemigo", de acuerdo a El Tiempo.

Al poner la bomba en un bus lleno de campesinos, hubo al menos cuatro muertos (los que serían tres policías y un civil), 16 heridos y viviendas destruídas, aparte de cortes de luz y problemas de comunicación en la zona, según consigna Radio W.

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera ya confirmó que la carga explosiva había sido escondida en una camioneta de transporte público y que fue activada justo cuando se pasaba por al frente de un cuartel de la policía.

Rivera expresó además que responsable única y exclusivamente a las Farc y a sus comandantes de este execrable acto terrorista que viola todas las normas del Derecho Internacional Humanitario y que constituye un acto de vileza y de cobardía que demuestra la debilidad y desesperación de las Farc en su accionar en contra de la población civil colombiana, al utilizar a humildes campesinos como parapeto para esconderse y atentar contra miembros de la fuerza pública.