Bogotá. El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, descartó este jueves una posible guerra con los países vecinos y reiteró el interés de su Gobierno en lograr la plena normalización de las relaciones con Ecuador.

Las declaraciones del mandatario se producen en momentos en que las relaciones de Colombia con Venezuela atraviesan su peor crisis en la historia reciente y que avanza un proceso para normalizarlas con Ecuador.

"Para nosotros la palabra guerra no existe, menos con pueblos hermanos y vecinos", dijo Uribe a periodistas.

La crisis en las relaciones de Bogotá con Caracas estalló en julio de 2009, después de que Uribe firmó un acuerdo con Estados Unidos que da acceso a militares de ese país a siete bases de Colombia para realizar operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo,

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el más fuerte crítico de Estados Unidos en la región, denunció que el pacto militar hace parte de un plan para invadir a su país y poner fin a la revolución que impulsa a favor de los más pobres.

En los últimos días Chávez y su homólogo de Ecuador, Rafael Correa, han advertido que responderán militarmente a cualquier agresión de Colombia, como la que se realizó en marzo de 2008 en una zona selvática ecuatoriana en la que murió el líder de las FARC Raúl Reyes y 24 personas más.

Ese ataque provocó una crisis en las relaciones de Bogotá y Quito.

Las declaraciones de los dos mandatarios de izquierda se han producido en medio de la campaña electoral en la que el candidato oficialista del Partido de la U, Juan Manuel Santos, lidera las encuestas sobre intención de voto para las elecciones presidenciales del 30 de mayo.

Chávez, quien ha realizado millonarias compras de armamento en su país en los últimos años desatando la preocupación de Washington y de otros gobiernos de la región, calificó a Santos como "una amenaza" y el político colombiano lo acusó de intervenir en la campaña electoral.

Después del bombardeo de Colombia en Ecuador, Bogotá y Quito avanzan en el proceso de normalización de sus relaciones, pero Correa condicionó el restablecimiento total a que el Gobierno de Uribe entregue la información encontrada en los computadores de Reyes y que supuestamente comprometen al mandatario de izquierda con la guerrilla.

"Nuestro interés es avanzar en la recuperación total de las relaciones con Ecuador, con su Gobierno", insistió el mandatario colombiano