Bogotá. Luego de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara que convocará a extras al Congreso de la República para aprobar una modificación a la ley de orden público que le otorgue facultades de cara a la desmovilización y concentración de las Farc, Juan Fernando Cristo, ministro del Interior, dijo que se buscará un acuerdo con los presidentes del Congreso para establecer la fecha de inicio de las sesiones extraoridinarias.

A través de su cuenta en Twitter el ministro aseguró, “concertaremos con presidente de Senado y Cámara fecha para inicio de sesiones extras con fin modificar Ley 418 de Orden Público”.

El presidente de la República explicó el objeto de la modificación. “Voy a convocar a sesiones extras al Congreso de la República para aprobar una modificación de la Ley 418 de orden público con el objeto de permitirle al Presidente iniciar los procedimientos para la concentración de las Farc en los sitios que se negocien en los últimos meses y la dejación de esas armas”. Con esta declaración el mandatario reveló la estrategia del Gobierno para avanzar en la construcción de medidas que faciliten la dejación de armas y la concentración de la guerrilla, una vez se suscriba el acuerdo de paz.

El anuncio lo hizo desde Cartagena al término de la segunda jornada de la cumbre de paz a la que asistieron el equipo negociador del gobierno en La Habana, cuatro asesores internacionales, los ministros de Defensa, Interior, Posconflicto y Presidencia, y los comandantes de las Fuerzas Armadas, el Ejército y la Policía. El propósito de la reforma legal es hacer posible la concentración en las zonas de ubicación acordadas en la mesa de negociaciones, con las debidas garantías de seguridad personal y jurídica.

Por su parte, desde la Unidad Nacional y la Comisión de Paz del Congreso ven positivamente la decisión del presidente señalando que permitirá avanzar hacia el fin del conflicto, mientras que la oposición aseguró que se trata de acciones para beneficiar a las Farc.

También, Hernán Penagos, copresidente de la comisión de paz del Congreso, dijo que el jefe de Estado lo que busca es, “tener de una vez de parte del Congreso una herramienta dado que, una vez firmado el fin del conflicto, pueda proceder a la concentración de guerrilleros y avanzar en lo que se conoce como el desarme y la desmovilización”.

Por otro lado, el Centro Democrático no se muestra muy optimista con la decisión, pues senadores como Alfredo Rangel consideran que existe un mucho afán para beneficiar al grupo de las Farc. “El Gobierno tiene mucha prisa para tratar de cumplir con su promesa de que el acuerdo final de paz se va a firma el 23 de marzo, cosa que no va a ser posible porque las exigencias de las Farc todavía son muy altas”, aseguró Rangel.

Finalmente el jefe de Estado insistió en que el equipo negociador del gobierno volverá el próximo martes a Cuba con el objetivo de ‘meterle el acelerador’ a las negociaciones y lograr la firma de un acuerdo final, incluso antes de la fecha límite establecida por las partes: el 23 de marzo. “Vamos con esa intención, con toda la voluntad para poderle, ojalá, dar esa gran noticia al país y al mundo porque este acuerdo lo está siguiendo el mundo entero”, puntualizó.