Bogotá. El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, dijo este miércoles que tendría que ir a la cárcel si hubiera ordenado las interceptaciones ilegales de comunicaciones a magistrados, opositores y periodistas.

El escándalo de espionaje se reactivó hace una semana después de que la Fiscalía General ordenó la captura de cinco antiguos funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la cuestionada central de inteligencia.

"Si el Gobierno ordenara el espionaje ilegal tendría que ir a la cárcel, empezando por el Presidente de la República", dijo Uribe en un encuentro con estudiantes de una universidad de la ciudad de Cali.

"Un presidente que es frentero, que se ha mantenido en permanente discusión, no necesita procedimientos turbios, tiene derecho a la réplica", aseguró el mandatario, que mantiene una popularidad de alrededor de 70% a un poco más de tres meses de concluir su mandato.

Uribe dijo recientemente que el escándalo de espionaje es parte de plan para desprestigiar a su Gobierno justo en plena campaña electoral.

Aunque el presidente quedó inhabilitado para buscar su segunda reelección inmediata después de que un tribunal declaró ilegal un referendo que buscaba abrirle el camino, el mandatario es partidario de que un candidato oficialista sea elegido y dé continuidad a sus políticas.

Uribe recordó que fue víctima de interceptaciones de sus llamadas e insistió en que su Gobierno ha dado plenas garantías a la oposición en casi ocho años.

"Este no es un Gobierno de trampitas ni de marrullas. Yo he tenido una vida de combate de frente y con armas nobles", sostuvo Uribe.

El presidente se declaró recientemente dispuesto a acudir a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, el organismo encargado de investigarlo, y bajo juramento negó su responsabilidad en los seguimientos y escuchas a magistrados, políticos y periodistas.