Pasar al contenido principal
Presidente de Colombia logra histórico nivel de respaldo en el Congreso de su país
Jueves, Julio 21, 2011 - 08:36

Juan Manuel Santos logró el apoyo del Partido Verde, que ingresó a la coalición que respalda a su gobierno en el Congreso, lo que le significa contar con el apoyo de más del 90% en el legislativo, sólo comparable con lo que ocurrió durante el Frente Nacional, entre 1958 y 1974.


Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, logró este miércoles el apoyo del Partido Verde, que ingresó a la coalición que respalda a su Gobierno en el Congreso, un decisivo paso para la aprobación de una reforma tributaria y otra a la justicia por parte del legislativo.

Los verdes se unen al Partido de la U, el Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido Conservador, conformando la coalición política más sólida en las últimas décadas.

Santos contará con el apoyo de más de un 90% del Congreso, sólo comparable con lo que ocurrió durante el Frente Nacional, entre 1958 y 1974, con base en un acuerdo político entre los partidos Liberal y Conservador.

"Hoy me siento feliz al poder anunciar que, a partir de mañana, ingresará un nuevo miembro de peso a la Mesa de Unidad Nacional, al que recibimos con los brazos abiertos: el Partido Verde", dijo el presidente en el acto de instalación del periodo ordinario de sesiones del Congreso conformado por 268 legisladores.

"El Partido Verde -con propuestas novedosas e inteligentes- fue un digno y respetuoso contendor en la campaña presidencial y ha demostrado ser un partido con ánimo constructivo, que prefiere proponer a contender", afirmó el mandatario.

Esa fuerza política, con ocho congresistas, fue la principal rival de Santos en las elecciones presidenciales del 2010 con su candidato Antanas Mockus, al que el actual mandatario derrotó en segunda vuelta.

Con el nuevo panorama político, el izquierdista Polo Democrático Alternativo es la única fuerza que se mantiene en la oposición, con siete legisladores.

Los parlamentarios del Partido Verde apoyaron varias de las iniciativas del Gobierno que se convirtieron en leyes en la pasada legislatura y no hicieron oposición al Gobierno.

"Qué bueno saber que, a partir de ahora, nos ayudarán a seguir forjando un país justo, un país progresista, un país incluyente, un país honesto, un país libre, como el que todos queremos. Bienvenidos a la Unidad Nacional", afirmó Santos.

Importantes reformas. En el anterior período de sesiones del Congreso, Santos logró la aprobación de decisivas reformas fiscales para redistribuir las regalías de la explotación de petróleo y carbón y la creación de un fondo de ahorro en el exterior.

La aprobación de esas reformas le permitió al país que las principales agencias de riesgo subieran la calificación de su deuda, que había perdido en 1999 en medio de la peor crisis de su economía en la historia reciente.

El grado de inversión por parte de Moody's, Standard and Poor's y Fitch le permitirá al cuarto productor latinoamericano de petróleo recibir más inversión y endeudarse en mejores condiciones.

En la actual legislatura, el Gobierno de Santos busca la aprobación de una reforma tributaria para mejorar el recaudo de impuestos sin subirlos y otra para poner fin al caos en la justicia.

Por otra parte, el mandatario anunció que las Fuerzas Armadas perfeccionarán su estrategia para enfrentar a la guerrilla izquierdista que intensificó sus ataques en las últimas semanas y para combatir a las bandas criminales dedicadas al narcotráfico.

"Porque no vamos a hacerles el juego de parar las grandes operaciones. Vamos a tomar -y ya estamos tomando- las medidas necesarias para afinar nuestra estrategia ante esta nueva realidad de impedir que continúen causando zozobra en la población", dijo Santos refiriéndose a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Así que quede claro: en materia de seguridad estamos afinando lo que haya que afinar y seguiremos persiguiendo, sin pausa, a las organizaciones criminales hasta el último rincón de la geografía nacional", sostuvo el mandatario en lo que se interpretó como una respuesta implícita a recientes críticas por los violentos ataques de las FARC.

Autores

Reuters