Bogotá. El presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, pidió este martes a sus homólogos de América Latina apartar las diferencias ideológicas y más bien trabajar unidos para derrotar la pobreza, el analfabetismo y las enfermedades que golpean a la región.

Arias, quien entregará el poder el 8 de mayo a Laura Chinchilla, y se retirará de la política poniendo fin a una carrera de más de 40 años, que lo convirtió en uno de los estadistas más respetados de la región, realizó su última visita de Estado como mandatario en ejercicio a Colombia.

El presidente costarricense, quien se reunió con su homólogo colombiano Alvaro Uribe, sostuvo que a pesar del paso de los años no se han podido satisfacer las necesidades básicas de los países de América Latina, principalmente la pobreza y las desigualdades sociales.

"Tantas necesidades que no hemos podido satisfacer y mientras tanto aquí en América Latina seguimos polemizando sobre cuál de las ideologías o de los ismos: socialismo, comunismo, liberalismo, capitalismo, es la respuesta", dijo Arias en declaraciones a periodistas.

"Tenemos que hacer un esfuerzo muy grande por superarlas y pasar la página de la lucha ideológica para, con mayor pragmatismo, tratar de maximizar las tasas de crecimiento en nuestras economías y crear sociedades más justas, más solidarias, más inclusivas y menos desiguales que es una de las cosas que más avergüenza a América Latina", aseguró.

Arias, quien tuvo su primer periodo entre 1986 y 1990 y fue reelegido en el 2006, destacó el apoyo a su gestión por parte del presidente de Colombia, quien también entregará el poder el próximo 7 de agosto después de que el fallo de un tribunal lo inhabilitó para buscar su segunda reelección inmediata.

Actualmente, América Latina está dividida entre un grupo de presidentes considerados de izquierda que promueven el socialismo para derrotar la pobreza y otros cercanos a Estados Unidos calificados de derecha, amigos de las políticas de libre mercado.