Quito. En Venezuela está en marcha un golpe de Estado blando para desestabilizar al gobierno democrático del país suramericano, aseguró este martes el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

“¿Cómo se puede sostener dos semanas de violencia sin tener un fuerte financiamiento?”, cuestionó el primer mandatario en entrevista con la cadena televisiva RTS. Allí aseguró que, según informes, ese financiamiento que mantiene a la oposicón venezolana en las calles proviene del exterior.

Correa señaló que estos procesos de desestabilización recaen siempre contra gobiernos progresistas de América Latina, expuso los casos de Venezuela, Bolivia, Argentina y Ecuador. “La derecha internacional y nacional sabe que la forma de desestabilizar un gobierno es desde los gobiernos locales como se está haciendo en Caracas”, agregó.

Los golpes blandos son intentos de desestabilización mentalizados desde el extranjero. “Ya no son golpes militares, ahora es el boicot económico, la manipulación informativa (…) son opositores concretos que movilizan e infiltran en las manifestaciones a gente violenta para después acusar al gobierno de violencia”, señaló el Jefe de Estado.

Estos conflictos pueden tener “rebote” en los demás países de la región buscando perder credibilidad de un gobierno. “El socialismo del Siglo XXI es un éxito, somos (considerados) un peligro porque somos antisistema dominante y somos procesos exitosos”, añadió.

Meses atrás la Agencia Andes denunció que este tipo de prácticas desestabilizadoras estaban en marcha en la región, contra los gobiernos progresistas.