Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó hoy de "fracaso" las marchas realizadas esta semana por opositores a su gobierno y que su proyecto político llamado Revolución Ciudadana "sigue mejor que nunca".

"Qué fracaso el de la oposición que creía que esta semana era el todo o nada y les fue el nada", afirmó el mandatario en su informe sabatino de labores.

Dijo que la institucionalidad del país se conservó debido al "inmenso apoyo popular" que tiene el gobierno.

Las manifestaciones contra las políticas de Correa, en el poder desde 2007, iniciaron el pasado 8 de junio y cobraron mayor fuerza el pasado jueves 25 de junio en las ciudades de Quito (capital) y Guayaquil, las principales del país sudamericano.

La movilización de la ciudad de Guayaquil en la costa del Pacífico, convocada por su alcalde opositor, Jaime Nebot, concitó la mayor atención por tratarse del bastión de la oposición.

Nebot exigió a Correa rectificar algunas decisiones y pidió eliminar dos propuestas de ley en materia tributaria sobre herencias y plusvalía que propone su gobierno, con el argumento de que afectarán a los pobres y a la clase media.

Insistió en que las iniciativas fiscales afectarán a menos del 2 por ciento de la población, donde están los ricos y especuladores de tierras, lo que dijo demostrará a la ciudadanía.

Correa consideró que la marcha opositora fue parte de un plan "conspirativo de la derecha", que busca desestabilizarlo de cara a las elecciones presidenciales de 2017.

El mandatario ecuatoriano sostuvo que la estrategia de la oposición es manipular la información para confundir al pueblo y sembrar odio contra su gobierno.

"No se ha lanzado ni una sola bomba lacrimógena" en las manifestaciones, resaltó Correa

El jefe de Estado también destacó el respaldo de sus simpatizantes, quienes salieron a las calles como muestra de respaldo a su administración.

"Tenemos una inmensa mayoría, callada pero presente, calmada pero alerta, prudente pero jamás cobarde; con esa inmensa mayoría de los pobres, de la clase media, algunas élites responsables que las hay, siempre apoyando este proceso histórico de cambio", apuntó.