Con un largo discurso rechazando la violencia, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno cerró la campaña por el "Si” en el plebiscito que se realizará este domingo 4 de febrero en ese país sudamericano.

En su alocución, Moreno señalo que rechaza "totalmente cualquier tipo de agresión física a cualquier persona, en cualquier lugar del mundo. Lo he predicado toda la vida, he dicho que es necesario que nos unamos, respetemos", dijo sin precisar detalles, pero en clara alusión a lo ocurrido con el expresidente Rafael Correa en la localidad de Quinindé, donde fue asediado por una turba de personas a las afueras de una radio, en el marco de su participación en la campaña por el "No” del referéndum ecuatoriano.

En el mismo sentido, Moreno formuló un llamado a la ciudadanía para que "mantenga la paz y el orden público en beneficio de una adecuada convivencia democrática", al tiempo que pidió el respaldo del pueblo para que quienes hayan sido sentenciados por corrupción no puedan volver a ocupar un cargo público y garantizar alternancia en el poder, como lo señalan dos de las preguntas que incluye la consulta ciudadana.

"A devolverle la dignidad al Gobierno, vamos a devolverle la dignidad a la ciudadanía. Vamos a salir adelante, lo estamos haciendo bien y podemos hacerlo mucho mejor todavía", apuntó el jefe de Estado, que asumió el poder en mayo de manos de Correa con quien trabajo como vicepresidente siendo un cercano colaborador hasta los primeros meses de su mandato cuando se produjo un grave quiebre entre ambos.

Más de 13 millones de ecuatorianos están convocados a las urnas para pronunciarse sobre siete preguntas, cinco de referéndum, que implican enmiendas a artículos de la Constitución, y dos de consulta popular, sobre temas de interés colectivo como corrupción, plusvalía, naturaleza, minería y delitos sexuales a menores de edad.

En el evento participaron ministros y sectores políticos y sociales que apoyan la iniciativa del gobierno.

 "Gracias Quito por este recibimiento. Esta campaña ha sido de alegría, optimismo, esperanza, fe y sueños que se empiezan a convertirse en realidad" , dijo el gobernante.

 Moreno, matizó el evento cantando a favor de sus propuestas, mientras sus seguidores portaban pancartas y gritaban consignas de apoyo.

 La campaña, que inició el pasado 3 de enero, entró en su recta final.

 Los actos proselitistas terminarán este jueves, luego de lo cual, regirá un periodo de silencio electoral para meditar el voto.

Más de 13 millones de ecuatorianos están convocados a las urnas para pronunciarse sobre siete preguntas, cinco de referéndum, que implican enmiendas a artículos de la Constitución, y dos de consulta popular, sobre temas de interés colectivo como corrupción, plusvalía, naturaleza, minería y delitos sexuales a menores de edad.

La enmienda constitucional que permite la reelección indefinida fue propuesta por el ex presidente Rafael Correa, y aprobada en 2015 por la Asamblea Nacional (Congreso).

Correa, que se ha declarado enemigo político de su ex aliado, Moreno, regresó a Ecuador el pasado 3 de enero desde Bélgica, donde se radicó tras dejar el poder, para hacer campaña por el  "No" .

 El ex jefe de Estado, considera inconstitucional la convocatoria a las urnas, ya que a su juicio, no contó con un dictamen previo de la Corte Constitucional.

* Con información de DW y Xinhua.