Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó este jueves en Francia como "un día crucial para el país" el segundo y definitivo debate de un paquete de 16 enmiendas constitucionales en la Asamblea Nacional (Congreso ecuatoriano) de mayoría oficialista.

"Ojalá todos tengamos claro que la lucha no es por las enmiendas (...), la lucha es por evitar que vuelva el viejo país", afirmó el gobernante en su cuenta de la red social Twitter, quien cumple actividades académicas en la ciudad de París, Francia.

La Asamblea Nacional ecuatoriana se instaló este jueves pasadas las 07:00 hora local (12:00 GMT) para debatir y aprobar las enmiendas propuestas por Correa el año pasado.

Las enmiendas se refieren a la reelección indefinida de autoridades de elección popular, incluido el cargo del propio presidente, considerada la más polémica.

Incluye la modificación a la edad para ser presidente de la República, reformas laborales, temas de comunicación, seguridad social y gobiernos seccionales, entre otras, lo que ha generado el rechazo de sectores de oposición.

Correa defendió las propuestas al señalar que "es hasta ridículo tanta oposición por enmiendas que sólo incrementan derechos, nos hacen más eficientes".

Sostuvo que "de ninguna manera implican reformas al Estado, como mentirosamente se ha dicho", y que lo que busca la oposición es "evitar que gobernemos".

Según el mandatario, en el poder desde 2007, los medios de comunicación, con los que mantiene una tensa relación, quieren volver a gobernar, legislar y juzgar desde sus titulares.

"Buscan recuperar su ilegítimo poder. Esa es la lucha: un país inmovilizado por los de siempre o continuar gobernando para (el) bien común. En el nuevo Ecuador ya no mandan esos poderes fácticos, manda el pueblo ecuatoriano", indicó Correa.

Una Comisión especial creada en la Asamblea estudió las enmiendas, abrió un proceso de socialización ciudadano y posteriormente entregó un informe para el debate en el pleno del poder Legislativo.

Para la aprobación de las mismas, se necesitan 91 votos que representan las dos terceras partes del Legislativo, compuesto por 137 asambleístas, de los cuales 100 son del oficialismo.