Quito. La Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó este jueves una orden de prisión contra los directivos de uno de los diarios más críticos al gobierno, con lo que pone fin a un polémico juicio planteado por el presidente Rafael Correa por injurias.

El mandatario presentó hace casi un año un juicio contra los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, directivos del diario El Universo, y contra el editorialista Emilio Palacio, quien tiempo después renunció al diario y actualmente pide asilo político en Estados Unidos.

La sentencia abre un nuevo capítulo en la crispada relación que mantiene Correa con los medios de comunicación en sus cinco años de gobierno, y en momentos en que la Asamblea tramita una polémica ley para regular los contenidos relacionados con violencia y establecer sanciones a periodistas.

"Gracias a Dios porque ha brillado la verdad y nos ha permitido culminar con total éxito esta durísima prueba (...)Esto va a cambiar la historia", dijo Correa, quien junto a colaboradores y simpatizantes permanecieron por más de 15 horas en la audiencia privada.

El diario debe además indemnizar con US$40 millones al popular mandatario, quien impulsa otro juicio contra dos periodistas, acusándolos de daño moral por una información publicada en un libro que revela contratos prohibidos de su hermano Fabricio Correa.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) dijo que el fallo contra El Universo es un "retroceso para la democracia de Ecuador".

El fallo es el primero que resuelve la CNJ, posesionada hace menos de un mes como resultado de un proceso de reestructuración de la justicia impulsada por el mismo Correa.

Tanto los directivos del medio como el mandatario pueden solicitar una ampliación del fallo a tribunales locales o acudir a instancias internacionales, aunque la sentencia no podrá ser cambiada, según indicaron varios asesores de la corte.

Desprestigio. "El presidente evidentemente tiene una misión clara, la misión es terminar con los medios independientes no sólo del Ecuador, sino generar un efecto cascada en América", dijo el abogado del diario, Joffre Campaña, tras conocer la resolución.

El juicio, que comenzó en marzo del 2011, se desarrolló en medio de acusaciones mutuas sobre supuesta manipulaciones respecto a las pruebas presentadas en el caso y ha polarizado a los ecuatorianos respecto a su posición frente a los medios privados.

Correa ha acusado a la prensa de respaldar al diario, que cumplió 90 años de existencia, y los ha identificado como sus verdaderos opositores y calificado como "corruptos" y "tergiversadores".

Tanto Correa como los abogados del diario aseguraron que no era posible una reconciliación.

La Corte de Justicia fue resguardada por un fuerte cordón de seguridad. La policía evitó enfrentamientos entre críticos y simpatizantes del mandatario, quienes quemaron ejemplares del diario de circulación nacional.

La demanda por injurias fue presentada contra Palacio, acusándolo de sugerir en su editorial que el presidente había ordenado disparar contra un hospital de la policía, donde permaneció retenido durante una revuelta el 30 de septiembre del 2010.

Correa ha señalado que los directivos de El Universo también fueron responsables por permitir la publicación de la columna.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) dijo que el fallo contra El Universo es un "retroceso para la democracia de Ecuador".

"Este fallo con poca visión de futuro sólo hará que los periodistas ecuatorianos dejen de investigar a los políticos poderosos", agregó en un comunicado.