Quito. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dejó este jueves sin funciones en el Estado al vicepresidente del país, en medio de una polémica por decisiones adoptadas por el mandatario, según un decreto ejecutivo.

En la resolución, Moreno no precisa la duración ni da detalles de la medida que deja al vicepresidente Jorge Glas sin facultades para ejercer las tareas de representación que tenía en el Estado.

La Constitución del país establece que el vicepresidente tendrá que cumplir las funciones que le asigne el jefe de Estado, con lo que sustentó su decisión Moreno, quien no puede destituirlo porque es un cargo de elección popular.

El miércoles, Glas cuestionó en un comunicado las cifras económicas que presentó Moreno la semana pasada y el diálogo que ha mantenido el mandatario con sectores de la oposición.

 El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, quien marcó distancia con el presidente Lenín Moreno, llamó este jueves a la militancia del movimiento oficialista Alianza PAIS (AP) a mantenerse en "máxima alerta" en defensa de la "Revolución Ciudadana".

"Hay que estar en máxima alerta por la defensa de nuestra 'Revolución Ciudadana' y los principios y los valores que nos unen; nuestra ideología marca el ejercicio del poder", dijo Glas en una entrevista con el medio digital "EcuadorInmediato".

 "¿Quién gobernaba antes del año 2007? La partidocracia (como se llama a la oposición) y la bancocracia. A partir de 2007, la gente, esa es la gran diferencia", apuntó.

 "La Revolución Ciudadana" es el proyecto de tinte socialista impulsado por el ex mandatario y fundador de AP, Rafael Correa (2007-2017), ahora radicado en Bélgica.

 Las declaraciones de Glas surgen en medio de una tensión interna en el gobierno y en el movimiento oficialista por choques entre sus máximas figuras.

 Tanto Correa como Glas han criticado públicamente algunas decisiones políticas y medidas tomadas por Lenín Moreno en sus primeros dos meses de gobierno.

 Las tensiones se agudizaron el miércoles tras una carta pública de Glas, en la que da a conocer sus diferencias con algunas decisiones, que a su juicio, "constituyen un engaño a todo el pueblo ecuatoriano".

  Glas denunció "la posible aplicación de un paquetazo" contra el pueblo y que "se está orquestando el retorno del viejo país a través del reparto, del tongo (del arreglo)".

     "Se construye un escenario propicio para la corrupción institucionalizada", señaló entonces.

* Con información de Reuters y Xinhua.