Quito. El astro de fútbol mundial Diego Armando Maradona y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, defendieron la gestión de la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, durante el programa De Zurda que analiza de una forma distinta el Mundial Brasil 2014.

El campeón del mundo con Argentina en México 1986 y el primer mandatario del país suramericano mantuvieron una charla este lunes en el programa De Zurda, que el ‘pelusa’ conduce con el narrador Víctor Hugo Morales.

“Lo que ha hecho el partido de los trabajadores es impresionante, decenas de millones de personas han salido de la pobreza, la clase media creció impresionantemente y eso provocó nuevas exigencias, nuevas demandas y expectativas, por ejemplo antes se pedían más escuelas, ahora se piden mejores escuelas”, manifestó Correa.

Mientras que para Maradona “aprovechar un Mundial para darle o pegarle a Dilma me parece de una bajeza terrible y me parece que hoy (en el partido inaugural) la gente demostró la alegría en las calles y en el estadio”.

“Creo que la pelota le ganó a todas las huelgas, a todos los problemas, porque lo que vivimos con Víctor Hugo al ir a la cancha vimos a miles y miles de personas esperando que el micro de Brasil pase y esto lo hace el fútbol”, continuó el excapitán de la selección ‘albiceleste’.

Esto fue compartido por Correa. “Las encuestas decían que la inmensa mayoría apoyaba la fiesta del mundial. Es comprensible el descontento de cierta gente, no quiero inmiscuirme en asuntos internos, pero la mayoría apoyó el desarrollo del torneo”.

Las huelgas y los paros laborales son considerados por Correa como “fruto del propio éxito del partido de los trabajadores porque Brasil ha disminuido la desigualdad enormemente, disminuyó la pobreza y creció la clase media. Hay que reconocer lo que han hecho Dilma, Lula, el partido de los trabajadores”.

“Por eso mismo defendemos desde nuestro lugar a Dilma porque me parece que cuando se ensañan contra los que quieren hacer las cosas mucho más grandes de las que son, a nosotros no nos gusta”.

El primer mandatario ecuatoriano recordó que en su juventud jugó al fútbol. “Me gustaba actuar como back central, lateral derecho o volante de contención. Pero las lesiones me alejaron del fútbol, tanto que tengo 11 operaciones. El antifútbol Diego”, resaltó.

Rafael Correa asistió a la inauguración del Campeonato Mundial por una invitación que le realizó su homóloga brasileña, Dilma Rousseff.