San Salvador, Xinhua. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, anunció este martes un plan de prevención de la violencia en zonas controladas por las principales pandillas que operan en el país.

El proyecto fue presentado como una nueva fase en el marco de la tregua que pactó hace 14 meses las pandillas 18 y Mara Salvatrucha (MS-13) para cesar la guerra territorial que sostenían por el control del narcomenudeo y las extorsiones en el país.

"Con estas iniciativas damos comienzo a una nueva fase de la política de prevención de la violencia y el delito en nuestro país", anunció el presidente Funes ante la prensa.

Desde el pasado domingo, cuando la influyente iglesia católica criticó la utilidad de la tregua, los críticos al gobierno han estado expectantes ante las próximas decisiones del mandatario.

"El problema del crecimiento del crimen y el delito está en la indiferencia ante las necesidades del pueblo, y sobre todo de los sectores más vulnerables, que son los jóvenes de las comunidades y los barrios más pobres del país", esgrimió Funes.

El gobierno salvadoreño destinará US$33,3 millones en proyecto en salud, educación, trabajo y seguridad ciudadana, que forman parte del denominado Bases para Prevención de la Violencia.

Los beneficiados serán seis de nueve municipios declarados libres de violencia durante los últimos meses.

El viceministro de Seguridad, Douglas Moreno, informó que en lugares como Apopa, Quezaltepeque, Sonsonate, Ilopango, y Puerto de La Libertad estarán enfocados a facilitar el primer empleo a jóvenes.

En esta fase participarán los Ministerios de Obras Públicas, Seguridad y Agricultura, informaron fuentes oficiales.

Asimismo, las autoridades prometen que fortalecerán el acceso a la educación a niños y adolescentes, a través de la modalidad de escuelas inclusivas donde el gobierno destinará US$4,3 millones provenientes de los fondos del ministerio de Educación.