San Salvador. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, condenó este domingo la matanza de 72 emigrantes en México a manos de sicarios del narcotráfico, y propuso un encuentro con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, para fortalecer la lucha contra el crimen organizado.

Las víctimas eran emigrantes de Centroamérica y Sudamérica, y sus cuerpos fueron encontrados la semana pasada por la Marina mexicana en un rancho en el estado de Tamaulipas, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Entre las víctimas que se ha logrado identificar hasta el momento, se encuentran 13 salvadoreños, 14 hondureños y seis ecuatorianos. El único sobreviviente de la masacre fue un ciudadano ecuatoriano.

"La demencial matanza acaecida (...), constituye una muestra de la magnitud que ha alcanzado el accionar de las bandas del crimen organizado", dijo Funes en un comunicado difundido por su oficina.

Además, Funes explicó que propuso a Calderón un encuentro "para fortalecer las tareas conjuntas en la lucha contra el crimen organizado".

México es la principal ruta de decenas de miles de emigrantes ilegales de Centroamérica y Sudamérica que buscan todos los años llegar a Estados Unidos.