El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, opinó que el gobierno de Estados Unidos sobredimensiona la capacidad operativa de la Mara Salvatrucha (MS-13) al incluirla en la lista de organizaciones criminales transnacionales.

"Me parece que han sobredimensionado el impacto económico que pueda tener el funcionamiento de la MS", declaró este sábado el presidente Funes durante su programa radial.

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros del departamento del Tesoro incluyó a la MS al mismo nivel que el cartel mexicano Los Zetas y la mafia japonesa Yakuza.

La designación implica que a partir de ahora la Salvatrucha estará sujeta a la incautación de bienes vinculados a la organización por parte de las autoridades federales y probablemente restrinjan sus remesas hacia El Salvador.

Para el presidente salvadoreño, la decisión de Washington ha "sobredimensionado" el impacto económico de la MS porque no está al nivel de grandes carteles del narcotráfico."No en el sentido de considerar a la MS como una organización criminal, sino que en el sentido de sobrevalorar el riesgo económico o el riesgo financiero que pueden implicar las acciones delictivas de la MS y ponerlas al mismo nivel de otras organizaciones delictivas trasnacionales como los Zetas o la Camorra en Italia", dijo Funes.

El gobernante salvadoreño opinó que "las pandillas son organizaciones criminales que tienen un origen en la pobreza y la exclusión de nuestras sociedades".

Para Funes las pandillas "están integradas por jóvenes excluidos a los que no se les ofrece como sociedad otra opción de vida más que delinquir", dijo.

En El Salvador, la Salvatrucha tiene en vigencia una tregua con la pandilla 18 desde hace seis meses y que ha sido clave para disminuir los homicidios de 14 a cinco diarios.

"El problema de las pandillas en El Salvador sólo se resolverá el día que seamos capaces como sociedad de dar una respuesta institucional a las demandas que ellos plantean, que no son demandas producto de la organización criminal que han creado, son las demandas que tiene cualquier ciudadano", añadió.

La MS-13 nació como una pandilla formada por salvadoreños en el vecindario de Pico Union en Los Angeles durante los años 80, donde previamente había surgido la 18.

Según las autoridades federales estadounidenses, la Salvatrucha ahora tiene alrededor de 10.000 miembros en 46 estados y ha sofisticado su expansión hacia México y Centroamérica.

En El Salvador, sin embargo, las autoridades calculan que cerca de 8.000 mareros están presos, mientras que afuera puede haber cerca de 60.000 sumando a los integrantes de la pandilla 18 y de otras agrupaciones minoritarias.