El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, al referirse al proceso de tregua que iniciaron las dos principales pandillas del país, destacó la importancia de la colaboración de la OEA.

El mandatario indicó en un programa de radio que “el secretario general de la OEA, la comunidad internacional, han comprendido que estamos ante una oportunidad donde se puede cambiar el rumbo de la sociedad. El secretario general puede, porque la naturaleza de su función se lo permite, convertirse en una especie de garante que monitoree el desarrollo y el cumplimiento de este pacto”.

En un acto simbólico en el que integrantes de las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Mara 18 (M.18) –las dos mayores del país- entregaron 77 armas, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, dijo que el organismo se compromete "a garantizar este proceso", informó El Heraldo citando a Afp.

Enfatizó que “diremos con mucha franqueza y con mucha claridad lo que está bien y lo que está mal. Tenemos experiencia en eso y esperamos aplicarla acá.

Por su parte Funes indicó que los cabecillas de MS-13 y M-18 "han comenzado a dar muestras de buena voluntad" para colaborar en reducir la violencia.

Desde que se inició la tregua, el 9 de marzo, a junio, los homicidios fueron 664, mientras que el año pasado en el mismo periodo sumaron 1.448, informó.

El presidente puntualizó que la tregua no fue negociada por su gobierno con las pandillas, sino que fue una mediación del vicario militar Fabio Colindres y del ex comandante Raúl Mijango.