San Salvador. El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció este lunes que dotará a la policía con mejor armamento y recursos para darle calidad al combate a la delincuencia.

Sánchez reaccionó así ante la ola de homicidios que empezó a cobrar la cuota diaria de 16 víctimas, pese a la coordinación entre la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército, que desplegó alrededor de 6.500 soldados en zonas de riesgo.

"Esta es una agresión de las pandillas no al gobierno, sino al Estado, porque están atacando a la policía, a la Fuerza Armada y a los custodios penales. Es una acción contra la sociedad", esgrimió el mandatario salvadoreño,

En lo que va del año, las autoridades registran el asesinato de 18 policías, dos miembros de la Fuerza Armada y seis custodios penitenciarios, que han sido ultimados por miembros de las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) o de la 18.

"No podemos negarlo, el gobierno no lo ha negado. Por eso fue importante que el 26 de marzo más de medio millón de personas se expresaran contra la violencia", dijo el presidente.

Sánchez Cerén anticipó que realizará cambios en las jefaturas de la PNC, y no descartó aumentar la cuota de soldados en tareas de seguridad pública.

"Estamos analizando una serie de acciones que serán anunciadas prontamente y serán puestas en marcha desde abril", prometió.

Durante marzo pasado, El Salvador registró un total de 482 homicidios, 173 más que en 2014, cuando hubo 309 a nivel nacional.