Ciudad de Guatemala. El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, dijo este miércoles que ninguna ayuda puede ser condicionada, un día después de que el mandatario estadounidense, Donald Trump, amenazó con retirar fondos a Guatemala, Honduras y El Salvador si no frenan a los migrantes que buscan entrar a Estados Unidos ilegalmente.

Cientos de hondureños partieron este sábado desde el norte de su país con la intención de cruzar Centroamérica y llegar a Estados Unidos o México, donde muchos planean quedarse, huyendo de la violencia y la pobreza que azota a la nación centroamericana.

Desde entonces, muchos han salido de Honduras en grupos de hombres, mujeres y niños que avanzan, bultos y maletas en mano, a través de las carreteras.

Morales dijo este miércoles a periodistas que ha estado en contacto con su par de Honduras, Juan Orlando Hernández, para buscar el retorno de los miles de hondureños que ingresaron desde este lunes a Guatemala en la "caravana del migrante", que el gobierno hondureño dice es engañosa y con trasfondo político.

"Hoy hemos informado a los países de Honduras, Guatemala y El Salvador que si permiten que sus ciudadanos, u otros, viajen a través de sus fronteras y lleguen a Estados Unidos, todos los pagos que se les hacen se DETENDRÁN", escribió Trump.

"Hemos estado hablando con autoridades norteamericanas, también ellos lo ven como una preocupación en el tema migratorio y hemos tratado de unir esfuerzos estos países y las instituciones para garantizar la vida de estas personas", dijo Morales.

"Ninguna ayuda puede ser condicionada, ni ninguna ayuda puede ser exigida. Cuando hablamos de soberanía nacional implica la responsabilidad de conllevar los gastos y las responsabilidades que le competen a cada país", agregó el presidente tras un acto en Ciudad de Guatemala.

Trump escribió este martes en su cuenta de Twitter: "Hoy hemos informado a los países de Honduras, Guatemala y El Salvador que si permiten que sus ciudadanos, u otros, viajen a través de sus fronteras y lleguen a Estados Unidos, con la intención de ingresar a nuestro país de manera ilegal, todos los pagos que se les hacen se DETENDRÁN".

Naciones Unidas dijo este martes que existe "preocupación por la situación de inseguridad y la necesidad de protección de las personas" que integran la caravana, por lo que pidió a Honduras, Guatemala y México garantizar su seguridad.

Desde la entrada masiva de hondureños este lunes, muchos han seguido pasando hacia Guatemala en su peregrinar hacia el norte con la esperanza de tener un futuro mejor, con empleo y seguridad.

El gobierno mexicano emitió un comunicado este miércoles donde dice que respeta el derecho de los migrantes, pero aclaró que necesitan sus documentos de viaje y visa.

Advirtió, además, que toda persona que ingrese de forma irregular "será rescatada y sujeta a procedimiento administrativo y será retornada a su país de origen".

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que en su gobierno, que comienza el 1 de diciembre, se les va a ofrecer trabajo a los centroamericanos que ingresen a su país y para ello contarán con una visa.

El futuro mandatario ha dicho que se requiere de un plan para apuntalar la economía de su país y de los de Centroamérica para desalentar la migración hacia Estados Unidos.