En un foro empresarial en la noche de este miércoles, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, comentó que a su criterio no hubo genocidio en el país que dirige durante la guerra interna que duró 36 años y culminó en 1996.

El mandatario, que tiene el grado de general y que participó en el campo de batalla durante la guerra, dijo que "a mi opinión, tengo el criterio que en Guatemala no hubo genocidio, lo tengo que decir, no hubo política o documento u orden de ir a masacrar o matar a población", indicó.

El comentario de Pérez tiene lugar cuando el próximo 19 de marzo es la fecha programada para el inicio del juicio en contra del general y ex jefe de facto, Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio de la étnia indígena Ixil y de haber orquestado el asesinato de más de 1.771 personas.

Ríos también está acusado de delitos contra los deberes de la humanidad, ya que durante su mandato en 1982 y 1983, se vivó la época más cruenta del conflicto armado.

"Hoy vemos cosas que no se habían visto en Guatemala en quince o viente años, hay avances en un juicio contra un general, que fue jefe de estado, eso era impensable, solo pido que sean respetuosos de las instancias y que se haga justicia", afirmó Pérez durante el foro en la Asociación de Gerentes de Guatemala.