Guatemala, Xinhua. Una reducción del 10% en el nivel de asesinatos durante el 2012, fue el estandarte que mostró este lunes el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, al presentar el informe de gobierno sobre su primer año de gestión.

"Este año se ha logrado un descenso histórico del 10% de las muertes violentas con 526 homicidios menos que en 2011, con una reducción total de casi 5 puntos en la tasa de homicidios por 100 mil habitantes", afirmó el mandatario durante un acto oficial celebrado en el Palacio Nacional, ante el cuerpo diplomático y funcionarios de gobierno.

El gobernante guatemalteco se mostró confiado de haber cumplido con parte de sus promesas de campaña electoral, aunque la oposición política y algunos analistas aseguran que se quedó muy lejos de la meta programada en diferentes sectores concernientes al gobierno.

En el tema de seguridad, el presidente dijo que disminuyó 75% los hechos delictivos en áreas donde se han implementado planes pilotos. "Hay 33% menos secuestros, se redujo el robo de vehículos 6% y se logró la desarticulación de redes criminales y grupos delictivos organizados gracias a la coordinación eficaz entre entidades de seguridad y justicia", destacó.

"Estamos en el rumbo para hacer una Guatemala más segura. Lo avanzado hasta ahora son pasos que algunos calificaran pequeños pero son firmes", puntualizó.

Pérez Molina expresó además que en el primer año de gobierno disminuyó la tasa de letalidad en casos de desnutrición de 22 mil afectados a 11 mil, gracias a la focalización de acciones del pacto Hambre Cero, mediante el cual se distribuyeron 12 mil toneladas métricas de alimentos distribuidos a 223 mil 553 familias afectadas por la sequía y el terremoto del pasado 7 de noviembre.

En el ramo económico, el presidente afirmó que hubo un incremento del 27% de la inversión extranjera y se crearon 123 mil 847 nuevos empleos formales.