Santo Domingo. El presidente de Haití, Michel Martelly, dijo que volverá a cantar nada más entregue el poder, y aseguró, en declaraciones reproducidas este viernes en la capital haitiana, que "no necesita mantenerse en el poder".

"Ya tengo mi plan. El 7 de febrero, después de entregar el poder, voy a estar en un carro en el carnaval", dijo Martelly durante una actividad realizada esta semana en la localidad de Jacmel, 86 kilómetros al sureste de Puerto Príncipe, según informó este jueves el periódico haitiano Le Nouvelliste.

Cuestionó a sus antecesores que ocuparon el poder y no hicieron nada por el pueblo haitiano, y puso como ejemplo que el hecho de que de 1804 al 2011, sólo había 17 escuelas de formación profesional en el país, mientras que él, en cuatro años, construyó dieciocho.

Además, dejó claro que no le interesa mantenerse vinculado al Estado, al asegurar que no tendrá que trabajar con Jovenel Moise, el candidato del partido oficialista para las elecciones del próximo domingo.

Martelly sucedió en mayo del 2012 al presidente René Préval, al ganar las elecciones presidenciales del 2010. "Sweet Micky", su nombre artístico, se presentó ante los electores como la persona que representa el sueño de un mejor futuro para su país, libre de la mala fama de la que gozan los políticos haitianos.

Los comicios presidenciales pondrán fin a un proceso electoral que se inició el pasado domingo 9 de agosto cuando unos seis millones de electores fueron convocados a votar para representantes en el Parlamento en una primera vuelta.

Dos senadores y ocho diputados fueron elegidos en la primera vuelta convocada para elegir a veinte senadores y a 118 diputados entre 232 candidatos al Senado y 1.621 a la cámara baja para representar a la población en diez departamentos en que está dividido el país.