Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, sigue afinando los cambios que hará efectivos en su gabinete de gobierno a más tardar el 27 de enero próximo.

El mandatario sostuvo ayer una serie de reuniones privadas con algunos de sus funcionarios a dos semanas de alcanzar su primer año al frente de la Presidencia.

Lobo Sosa anunció a inicios de enero que realizará varias rotaciones dentro de su gabinete de gobierno y casi dio por descartado la destitución de alguno de sus funcionarios.

En su agenda el mandatario programó este miércoles una serie de "reuniones privadas", al parecer con algunos de sus funcionarios que desfilaron por los pasillos de Casa Presidencial.

Una de las versiones que ha trascendido en las últimas horas es la remoción del canciller, Mario Canahuatti, quien podría pasar a ocupar un puesto orientado a promover las inversiones en favor de Honduras.

También se manejan cambios a nivel de Casa Presidencial y otras instituciones del Estado.