Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo este sábado que ha encontrado en varios de sus homólogos latinoamericanos apoyo para el programa de seguridad ciudadana que está impulsando en su país.

"Es tremenda la solidaridad que hemos encontrado desde Panamá, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador con su presidente electo, Salvador Sánchez Cerén; Guatemala y México. Tengan confianza, vamos por buen camino", dijo Hernández durante una ceremonia militar en la capital.

El gobernante impulsa un programa de seguridad en el que también participan las Fuerzas Armadas con un destacamento policial especializado, recién aprobado por el parlamento.

Dijo que ha conversado con los presidentes de Centroamérica, a excepción del actual mandatario de El Salvador, Mauricio Funes, porque no ha habido oportunidad, y que "de toda Mesoamérica se está recibiendo apoyo y concretando protocolos de intercambio e información para recuperar la paz y tranquilidad en Honduras".

El gobernante impulsa un programa de seguridad en el que también participan las Fuerzas Armadas con un destacamento policial especializado, recién aprobado por el parlamento, además de otras unidades castrenses en apoyo a la Policía Nacional.

El plan está orientado a reducir la violencia criminal que al cerrar 2013 registraba unas 19 muertes diarias, según fuentes oficiales, el narcotráfico y el crimen organizado.

En ese mismo contexto se refirió al tema de las extradiciones de nacionales a otro país por delitos como narcotráfico, señalando que las leyes son claras y que la Constitución hondureña "establece que se debe proceder de igual manera como se procedió en el pasado".

Añadió que le "preocuparía mucho" si hubiera sectores argumentando "algo diferente", porque entonces él no sabría "de qué lado están, si de los delincuentes que se van a extraditar o del pueblo hondureño que quiere la paz y tranquilidad".

El poder judicial hondureño está por definir si procede o no la extradición del presunto narcotraficante Carlos Arnaldo Lobo, apodado "El Negro", capturado en marzo pasado en el norte del país, quien es reclamado por Estados Unidos por narcotráfico.