Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dejó entrever a quién prefiere de cara a futuras y prematuras candidaturas presidenciales.

La revelación, que en su mayoría fue interpretada a favor del presidente del Legislativo, Juan Hernández, la hizo este martes, es decir, antes de cumplirse su primer año de gobierno.

El comentario que desató los cuchicheos en el seno de la cámara fue: "cuando entregue el poder a mi legítimo sucesor o sucesora, quiero ver hacia atrás y sentirme orgulloso de haber cumplido el mandato del pueblo hondureño de una Honduras en paz y armonía, que el presidente o la presidenta electa desearía y ojalá que sea de este Congreso, pero tienen que moverse, tienen que luchar rápido", afirmó el mandatario.

El fragmento del discurso, en el que los presidentes de los poderes del Estado deben dar un informe de acciones a la nación, no solo deja entrever su preferencia, sino también invita a los aspirantes a la presidencia a moverse y luchar rápido.

Las palabras del mandatario causaron revuelo en la cámara legislativa, en donde estuvieron presentes los 128 diputados, funcionarios de gobierno, empresarios, miembros de la sociedad civil y el alcalde de la capital, Ricardo Álvarez.

"Yo no les voy a esconder, estar ahí y después estar aquí es bonito, no se los escondo, no es fácil", fueron las palabras de Lobo ante el revuelo entre los presentes.

Las frases del presidente habrían caído como balde de agua fría a varios funcionarios y dirigentes nacionalistas que se encontraban en el interior del hemiciclo legislativo y que mantienen aspiraciones de alcanzar la presidencia de la República.

Aunque no se ha cumplido el primer año de gobierno, sólo en el Partido Nacional ya hay al menos cinco dirigentes que no han ocultado sus aspiraciones y trabajan decididamente en el campo político para ganar adeptos.

La mayoría lo hacen desde las trincheras ganadas en las urnas o través de los puestos asignados por el gobernante.

El apoyo del gobernante a una eventual candidatura podría ser fundamental; sin embargo, hay más precedentes de que los candidatos que reciben "la bendición presidencial" generalmente pierden las elecciones.

El caso más reciente fue el del ex presidente Manuel Zelaya, que apoyó en la campaña a Roberto Micheletti y éste perdió las elecciones.

En el interior del nacionalismo se mencionan como probables precandidatos al alcalde de la capital, Ricardo Álvarez; el titular de Soptravi, Miguel Pastor; el secretario de Seguridad, Óscar Álvarez; la designada presidencial, María Guillén, y el titular del Congreso Nacional, Juan Hernández.

Lobo felicita al CN por reformas a la Constitución. El presidente Porfirio Lobo felicitó ayer a los miembros del Congreso Nacional (CN) por las reformas al artículo 5 de la Constitución aprobadas casi al cierre de la primera legislatura.

"Felicidades por las reformas al artículo cinco constitucional, así se hace patria, han dado una muestra extraordinaria de madurez política, de capacidad de diálogo y de consenso, de encontrar el terreno común dentro del cual podemos encontrarnos y ganar todos los hondureños", dijo el titular del Ejecutivo.

Las reformas permiten el uso sin restricciones de las figuras del plebiscito y referéndum como mecanismos de consulta al pueblo, lo cual, a juicio de Lobo, abre los canales para una "democracia participativa".