Tegucigalpa. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, pidió al ex gobernante Manuel Zelaya que deje de atacar al pueblo hondureño y a los gobiernos de algunos países de Sudamérica que "nos ayuden en lugar de estarnos atacando permanentemente".

Así respondió el mandatario a la carta enviada por Zelaya a sus simpatizantes, en la que pide a Estados Unidos "sacar sus narices de Honduras" y que la CIA deje de perseguir a los miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP)

"Lo que más puede hacer por su pueblo después de que lo hicieron su presidente es tratar de ayudar a Honduras... una forma de ayudarle es decirle a los amigos de él que nos ayuden en lugar de estarnos atacando permanentemente", expresó.

El gobernante dio estas declaraciones en una rueda de prensa ofrecida en el aeropuerto Toncontín antes de salir rumbo a Taiwán a una visita oficial, según informa El Heraldo.

Con estos pleitos políticos en los que Zelaya es siempre protagonista, quienes más pierden son los pobres, consideró el presidente.

En ese sentido, le pidió a Zelaya que "por el amor al pueblo hondureño no debería de mezclar lo que es su interés político con lo que es el interés del pueblo hondureño".

El presidente hondureño tiene previsto regresar al país el miércoles de la presente semana y uno de los principales temas pendientes que le tocará abordar es el informe que pidió a sus funcionarios sobre los viajes que han realizado al exterior.

Todos los miembros de su gabinete deberán presentar en los próximos días sus respectivas renuncias, de las que dijo que aceptaría algunas.

Sobre eso, primero manifestó que era "muy problable" hacer modificaciones en su gobierno, aunque luego indicó que "no tenemos la intención de ningún cambio".

Sobre la separación del ex comisionado de Energía, Carlos Kattán, dijo que "eso es normal y natural, son decisiones que se toman desde el Ejecutivo que son nuestro derecho y nuestra responsabilidad de cómo conformamos el equipo".

Respecto al conflicto fronterizo que disputan Costa Rica y Nicaragua recomendó a los gobiernos de ambos países tener serenidad y que diriman sus diferencias en base al diálogo.