¿Se han distanciado las relaciones entre Honduras y el gobierno de los Estados Unidos?

Diferentes sectores se hacen esta pregunta ante las marcadas evasivas del presidente Juan Orlando Hernández hacia varios funcionarios del gobierno norteamericano.

La más reciente ocurrió en Ciudad de Panamá, en donde el martes Hernández no se presentó a una reunión que sostuvo el secretario de Estado, John Kerry, con los presidentes de Guatemala y El Salvador.

El mandatario, aunque se encontraba en la misma ciudad, no asistió al encuentro que había sido programado para abordar el tema de la crisis humanitaria por el flujo de menores a Estados Unidos. Su lugar lo ocupó la secretaria de Relaciones Exteriores, Mireya Agüero.

Hernández afirmó ayer que hay “buenas relaciones” con el gobierno de los Estados Unidos, aunque señaló que no se puede trabajar de manera conjunta con ese país en algunos temas de seguridad, pero en otros sí.

“Yo ya había dicho que no podía estar (en la reunión con Kerry), yo llegué hasta las 11:00 de la mañana pero allá estaba mi representante que es la canciller, él (Kerry) es un canciller y ella es una canciller, ¿por qué la va a ver de menos?”, indicó.

El gobernante aseguró que en ningún momento confirmó que asistiría a la reunión y mencionó que por una “equivocación” de las personas que manejan su cuenta de Twitter se había anunciado que se reuniría con Kerry.

Cabe señalar que el pasado 20 de junio, el presidente Hernández tampoco estuvo presente en la reunión que sostuvo el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, con los mandatarios de Guatemala y El Salvador, Otto Pérez y Salvador Sánchez, respectivamente.

El encuentro se produjo en Ciudad de Guatemala y el gobernante fue representado por el ministro general de Gobierno, Jorge Ramón Hernández. Ninguno de los designados presidenciales de Honduras asistió al encuentro.

El pasado 9 de junio, el presidente Hernández hizo un enérgico reclamo a Estados Unidos por el bloqueo que mantiene para que la flota de aviones F-5 sea reparada en el exterior.

Este reclamo se hizo luego que El Heraldo revelara en exclusiva que Estados Unidos había bloqueado la reparación.

El mandatario solicitó al gobierno norteamericano ser “claros como el agua” respecto a la ayuda que brindará al país para combatir el crimen organizado. “Siento que las cosas tienen que estar claras, señora embajadora (Lisa Kubiske), claros como el agua: o nos están ayudando o no nos van a seguir ayudando, pero es bueno saberlo con claridad”, señaló.

El 10 de junio (un día después de los reclamos a Estados Unidos), el Presidente recibió en Casa de Gobierno al embajador de Rusia, Nicolay Vladimir y días después anunció que Honduras de ahora en adelante verá más al sur, justo al recibir cartas credenciales de la embajadora de Ecuador, Carmen Cabezas.

Por otro lado, en varios círculos se mencionó ayer que el Presidente de la República no asistirá hoy a la fiesta de independencia que todos los años organiza la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa en ocasión al 4 de julio, la cual tradicionalmente reúne a las máximas autoridades del país. Consultado sobre este particular, Hernández dijo que “no sé todavía porque tengo una salida programada, en todo caso quiero que quede algo muy claro, tenemos muy buenas relaciones con la embajadora”.