Teherán. El presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo hoy que Arabia Saudí no puede ocultar el "crimen" contra un clérigo religioso rompiendo relaciones diplomáticas con Teherán.

Arabia Saudí rompió relaciones diplomáticas con Irán el domingo luego de que manifestantes iraníes iracundos atacaran su embajada en Teherán en protesta por la ejecución saudí del prominente clérigo chiita Nimr al-Nimr.

Las autoridades saudíes no debieron responder a las críticas de al-Nimr con su decapitación, dijo Rouhani en una reunión con el ministro danés de Relaciones Exteriores, Kristian Jensen.

"Esperamos que los países europeos que han sido sensibles a los temas de los derechos humanos puedan asumir sus responsabilidades respecto a este asunto", agregó Rouhani.

Sin embargo, el presidente iraní enfatizó que su país está buscando buenas relaciones con sus vecinos, incluida Arabia Saudí.

La mejor manera de solucionar la disputa entre los dos países es a través de medios políticos y diplomáticos, señaló Rouhani, quien agregó que la situación crítica en la región requiere de la cooperación entre los países que luchan contra del terrorismo.