La Habana. El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, dijo este miércoles en Cuba que su país no hizo nada que justifique la enemistad de Occidente, en medio de crecientes tensiones tras la muerte de un científico nuclear de su país en un ataque con bomba.

Ahmadinejad, quien tenía previsto reunirse el miércoles con el presidente cubano, Raúl Castro, no se refirió al fallecimiento del científico tras un ataque al automóvil en el que viajaba por Teherán y por el que la república islámica acusó a agentes israelíes y estadounidenses.

El líder sostuvo que su país está siendo castigado sin razón por las potencias occidentales.

"¿Hemos agredido a alguna parte? ¿Hemos querido más de lo que a nosotros nos corresponde?. Nunca, jamás. Nosotros solamente hemos pedido hablar y establecer la justicia", dijo Ahmadinejad en una conferencia en la Universidad de La Habana, en la que no se permitieron preguntas.

La visita del líder iraní llega en medio de tensiones diplomáticas por el desarrollo nuclear que Teherán asegura es para generar energía y con fines pacíficos, pero que potencias occidentales temen puede encubrir el plan de fabricación de armas atómicas.

La Habana es la tercera escala de una gira del líder de la república islámica por Latinoamérica, que incluyó a Venezuela, Nicaragua, Cuba y concluirá en Ecuador.

Los cuatro países comparten con Irán una fuerte retórica antiestadounidense y defienden el derecho de Irán a desarrollar su criticado programa nuclear. Los lazos políticos y económicos se han expandido en los últimos años.

Irán y Cuba están incluidos en la lista de Estados Unidos de patrocinadores del terrorismo.

Crecientes tensiones. La tensión recrudeció luego de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgara en víspera de Año Nuevo una ley que dificultará a la mayoría de los países comprar petróleo iraní. La Unión Europea podría anunciar alguna medida similar para fines de enero.

Irán ha amenazado con cerrar el Estrecho de Ormuz, el cruce más importante del mundo para el transporte del petróleo, si esas sanciones afectan sus exportaciones de crudo.

Pero el ánimo empeoró el miércoles tras el asesinato del científico nuclear iraní Mostafa Ahmadi-Roshan, de 32 años, al explotar una bomba magnética en el auto que viajaba. Su muerte se suma a la de otros en el pasado.

Retomando su discurso "antiimperialista", Ahmadinejad dijo que el capitalismo está "en un callejón sin salida".

"Gracias a Dios estamos presenciando la decadencia del capitalismo en los términos económicos, políticos y culturales (...) está digamos en un callejón sin salida", señaló.

Irán y Cuba establecieron relaciones diplomáticas en 1975. Ahmadinejad había visitado la isla en el 2006, cuando asistió a una cumbre de Países No Alineados.

Fuentes diplomáticas iraníes dijeron desconocer si se firmarían acuerdos en esta ocasión.

No está claro si Ahmadinejad se reunirá con el ex presidente Fidel Castro, alejado del poder por una enfermedad intestinal que lo puso al borde de la muerte en el 2006.

Ambos países firmaron en el 2007 acuerdos comerciales, mediante los cuales Teherán extendió créditos por US$267 millones para la construcción de una planta de fabricación de cemento.

Irán exporta por esa vía vagones de ferrocarril, automóviles y equipos para la industria eléctrica, mientras que Cuba le ayudaría a producir pesticidas.

Más tarde, el Banco de Desarrollo de Créditos de Irán aumentó los recursos desde US$200 millones hasta US$668 millones para financiar nuevos proyectos.