El presidente de México, Felipe Calderón, decretó el luto nacional por tres días por la muerte de 53 personas, producto de un ataque contra el casino Royale de la ciudad de Monterrey, en Nuevo León.

Durante conferencia de prensa, Calderón califó a los autores como "verdaderos terroristas" y anunció que pondrán "los recursos legales, institucionales y económicos para averiguar quiénes son los responsables".

En sus declaraciones, emitidas por la cadena CNN México, el mandatario dijo que reforzarán la presencia de las fuerzas federales en la ciudad donde ocurrió el atentado, al tiempo que señaló que viajará en las próximas horas a la zona.

"Ellos (los criminales) no son ni pueden ser dueños de nuestras calles, de nuestras ciudades y de nuestro futuro”, manifestó.

En otro momento, el presidente mexicano mandatario pidió al Congreso dotar a las autoridades locales de certidumbre y atribuciones para enfrentar a estas amenazas para la seguridad nacional.

Mientras que a los gobiernos estatales y municipales les pidió "acelerar el pacto en materia de seguridad".

"Es el más grande atentado contra la población que haya visto el país en mucho tiempo. (...) Fue un acto de terror y barbarie", precisó en el mensaje transmitido por diversos medios de comunicación.

Sobre la situación de inseguridad en Monterrey, el mandatario señaló que "no los dejará solos" y que, más bien, "estaremos hombro con hombro con ustedes".

Asimismo, pidió a la población de todo el país que denuncie "aunque sea de forma anónima", cualquier tipo de pista que conduzca a quienes ocasionaron el atentado.

"Pido al Poder Judicial revisar su estructura e integrantes. (...) La verdad real, la que preocupa al pueblo es que esos criminales están en las calles sin castigo", refirió.