México DF. El presidente de México, Felipe Calderón, hizo este viernes una férrea defensa de los operativos militares contra los cárteles de la droga, en medio del peor hallazgo de cadáveres durante su Gobierno ligados con crímenes cometidos por narcotraficantes.

Tras el descubrimiento de hasta ahora 145 cadáveres enterrados dentro de varias fosas clandestinas en la localidad de San Fernando del norteño estado de Tamaulipas, han surgido en el país nuevas críticas a la estrategia oficial contra el narcotráfico.

El apoyo a los operativos que lanzó Calderón días después de asumir en diciembre del 2006 ha ido a la baja, según sondeos, mientras sigue creciendo el número de muertos por la violencia ligada al narcotráfico, que suman 37,000 desde entonces en todo el país.

"Es erróneo pensar que esa violencia va a desaparecer, como algunos sugieren, si el gobierno simplemente dobla las manos y deja de actuar en contra de los criminales. Qué ingenuos", dijo Calderón en un encuentro con transportistas.

"Por el contrario, el repliegue del gobierno federal que está enfrentando directamente a los criminales significaría darles el paso franco y licencia para matar a esos delincuentes y a esos asesinos", agregó.

La semana pasada en San Fernando fueron hallados primero 59 cuerpos distribuidos en varias fosas, en el mismo lugar donde el año pasado se encontraron los cadáveres de 72 inmigrantes centroamericanos que se dirigían a Estados Unidos.

Los muertos serían personas que fueron secuestradas mientras viajaban a bordo de autobuses que se dirigían a Estados Unidos. Los fiscales señalan como responsables al violento cártel de los Zetas, que ha hecho del secuestro de inmigrantes un lucrativo negocio.

El presidente dijo que se incrementó la presencia de fuerzas federales en el noreste, donde está Tamaulipas.

Autoridades arrestaron esta semana a 16 policías municipales acusados de dar protección a integrantes de los Zetas que habrían cometido los asesinatos.

El gobierno de Guatemala dijo que un hombre de ese país fue reconocido por sus familiares porque viajaba con su acta de nacimiento. Un testigo que escapó dijo que los pasajeros de uno de los autobuses secuestrados fueron desnudados y ejecutados, informaron medios locales.

Familiares de personas desaparecidas recorren oficinas del Gobierno en Tamaulipas, con fotos en las manos, intentando saber si sus seres queridos se encuentran entre los cadáveres hallados..

La fiscalía federal ofrece recompensas de hasta 15 millones de pesos (US$1.2 millones) para quien dé información que conduzca a la captura de los responsables de la masacre.

Hasta ahora están bajo arresto 17 personas que habrían participado en las ejecuciones.