Ciudad de México. El presidente Enrique Peña Nieto ofreció una disculpa a todos los mexicanos que se sintieron indignados por el escándalo de la compra de un inmueble por parte de su esposa, Angélica Rivera.

Recordó que la investigación sobre el caso demostró que la conducta de él y su esposa estuvo plenamente apegada a la ley y por lo tanto no hubo conflicto de interés.

“Sin embargo, estoy consciente y reconozco que estos acontecimientos dieron lugar a interpretaciones que lastimaron e incluso indignaron a muchos mexicanos. A todos ellos les ofrezco una sincera disculpa”, manifestó.

Al clausurar la 38 sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, en Palacio Nacional, reconoció que los mexicanos han perdido la confianza en los distintos niveles de gobierno y en los poderes Legislativo y Judicial.

Por ello, dijo que ésta no se va a recuperar con discursos, “sólo regresará a partir de acciones concretas”.

El Presidente reconoció que los hechos que originaron la investigación de la SFP lastimaron e indignaron a muchos.

El presidente Enrique Peña Nieto ofreció ayer una “sincera disculpa” a todos los mexicanos que se sintieron lastimados o indignados por el presunto conflicto de interés en la adquisición de inmuebles, y se comprometió a que, junto con el Congreso y las fuerzas políticas, se puedan hacer realidad las leyes reglamentarías del Sistema Nacional Anticorrupción.

Subrayó que la conclusión de esta indagación —hecha pública ayer mismo por el secretario de la Función Pública— “demuestra que la conducta, tanto de mi esposa como la mía, estuvieron plenamente apegadas a la ley.

“Sin embargo, estoy consciente y reconozco que estos acontecimientos dieron lugar a interpretaciones que lastimaron e incluso indignaron a muchos mexicanos. A todos ellos, les ofrezco una sincera disculpa”, aseveró.

Consideró que ahora “hay que trabajar para que entre todos también recuperemos la confianza en los funcionarios, en el país y en nosotros mismos, fundamental para crecer como país.

“Éste es momento de iniciar un profundo esfuerzo, un esfuerzo común para recobrar este valor que hemos perdido. Es momento de recuperar la confianza en México y en nosotros mismos. Es momento de estar más unidos que nunca, ya que enfrentamos, como país, un entorno económico internacional difícil y complejo”, alertó Peña Nieto.

Luego de clausurar la 38 sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública en el Palacio Nacional, el Ejecutivo aceptó que esto estará cuesta arriba, nada fácil, pero mostró su confianza ante los presentes de que los mexicanos podemos alcanzar esta meta.

También reconoció que la señalada confianza “no la vamos a recuperar con discursos. Ésta sólo regresará a partir de acciones concretas. Por ello, mi compromiso es trabajar incansablemente para mostrar que las reformas que hicimos juntos sí pueden cambiar la vida cotidiana de las familias mexicanas. Vamos a acreditar que sí es posible conducirnos como servidores públicos, con plena transparencia y rendición de cuentas”, exigió a todos.

Ante 30 gobernadores, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, nueve gobernadores electos, con quienes después comería en privado, así como los secretarios de Gobernación y Hacienda, Miguel Ángel Osorio y Luis Videgaray, respectivamente, y varios representantes de la sociedad civil, Peña Nieto los convocó a trabajar juntos para que, “independientemente de nuestro origen partidista, nuestras creencias e incluso nuestros desacuerdos, construyamos a partir de un objetivo común: el de recuperar la confianza de México y la confianza en México”.