El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, enfatizó este viernes la determinación del gobierno para esclarecer el asesinato del periodista Pablo Medina, acribillado en el noreste de ese país al parecer por encargo de narcotraficantes.

"Más de lo que yo pueda decir quiero que miren las acciones del gobierno", dijo Cartes al ser consultado por periodistas sobre el crimen, según informaciones procedentes de Asunción, la capital paraguaya.

"Si ustedes no están viendo la reacción del gobierno, la determinación del gobierno, qué más puedo decir", agregó.

Paraguay "es un país pacífico" pese a los "agoreros que dicen que (los narcotraficantes) están tomando el país", pero "yo estoy muy tranquilo", enfatizó.

Tras un acto oficial en la ciudad de Encarnación, capital del departamento de Itapúa (sureste), el mandatario aseguró que el gobierno "tiene condiciones de ponerle toda la energía" a la investigación del crimen.

"(Ya) ha mostrado su determinación y vamos a hacer todo lo que sea posible" en este caso, insistió.

Medina, quien se desempeñaba como corresponsal en Canindeyú (noreste) del diario asunceno ABC Color, fue asesinado el 16 de octubre cuando les abrieron fuego contra él y su asistente Antonia Almada, quien también murió.

Las autoridades creen que el crimen fue encargado por jefes locales del narcotráfico molestos con las denuncias que realizaba el periodista en sus artículos.

Según ABC Color, el asesinato de Medina, de 53 años, "supuestamente fue decidido" días atrás "durante un asado del cual participaron los principales jefes narcos del departamento de Canindeyú, afectados por las innumerables denuncias que hacía nuestro compañero".

Paraguay es el segundo mayor productor mundial de marihuana, cuyas plantaciones se concentran en departamentos fronterizos a Brasil como Canindeyú, de acuerdo a estimaciones oficiales.