Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, no registra síntomas seis días después de su primera sesión de quimioterapia por un cáncer linfático, aunque está bajo cuidados preventivos que, sin embargo, no le han impedido cumplir con su agenda, dijo un parte médico este martes.

Lugo estuvo hospitalizado cuatro días en Brasil la semana del 9 de agosto para confirmar el diagnóstico de linfoma no Hodgkin en estado clínico avanzado y comenzó en Sao Paulo el tratamiento que se extenderá por unos seis meses.

Sus médicos aseguran que el cáncer es altamente curable y el presidente dijo al llegar al país que volvía renovado y con energía para cumplir sus funciones con normalidad. El domingo, Lugo cumplió su segundo año de un mandato de cinco.

"En el 6to. día tras su primera sesión de quimioterapia el Presidente Fernando Lugo Méndez se encuentra asintomático. Desarrollará sus tareas previstas en la Agenda de gobierno con toda normalidad", dijo el informe del equipo médico divulgado en un comunicado de la presidencia.

"Las actividades del Presidente están permanentemente supervisadas por el equipo médico que le ha indicado además un régimen dietético y de cuidados preventivos", agregó la nota.

El equipo de médicos que atiende a Lugo en Paraguay dijo que la segunda semana tras una quimioterapia es la más delicada porque el paciente registra una baja en las defensas, por lo que debe restringir su presencia en actos públicos.

El fin de semana, Lugo participó junto a sus colegas de Bolivia, Evo Morales, y Uruguay, José Mujica, en el acto de cierre del Foro Social de las Américas en Asunción, además de asistir a otros actos por el aniversario de la fundación de Asunción y la celebración de sus dos años de gestión.

El martes, el presidente tenía una serie de audiencias en la sede del Gobierno.

Las restantes seis sesiones de quimioterapia serían practicadas en Paraguay y a mitad del tratamiento, Lugo volvería a Sao Paulo para un control.