Sao Paulo/Asunción.  El presidente paraguayo, Fernando Lugo, fue internado de urgencia el sábado en un hospital de Brasil, adonde voló desde Asunción por complicaciones derivadas de un tratamiento contra el cáncer linfático, pero se encuentra estable y no será intervenido, dijo uno de sus médicos.

Lugo, de 59 años, había sido hospitalizado este jueves por una dolencia identificada inicialmente como una alergia. Estudios posteriores indicaron una posible infección en la faringe pero finalmente los médicos detectaron una trombosis en la vena cava superior, dijo un comunicado del Gobierno.

"El cuadro no representa ningún agravamiento del linfoma, sino una complicación del tratamiento que se le sigue que ya está siendo atendido en estos momentos", dijo un informe del hematólogo Alfredo Boccia divulgado por la presidencia en Asunción.

"Felizmente la lesión que nos producía temor en el cuello no ha progresado y por el momento no está previsto ningún tipo de cirugía en esa región", dijo Boccia en declaraciones al Canal 9 de Asunción.

La vena cava superior es la que lleva la sangre desde la mitad superior del cuerpo a la aurícula derecha del corazón.

Boccia agregó que el problema vascular que tuvo el presidente es "de solución más fácil" y que en principio no alteraría el cronograma inicial de la quimioterapia que se extiende hasta diciembre.

El mandatario delegó el poder en el vicepresidente Federico Franco, un médico de tendencia liberal con el que ha tenido varios roces en el pasado, en una ceremonia relámpago que se habría celebrado en la misma clínica en la que estuvo internado durante dos días.

Lugo fue diagnosticado con linfoma no Hodgkin con afectación ósea a comienzos de agosto y se sometió a tres sesiones de quimioterapia. La última le fue administrada hace una semana y le debilitó las defensas, dejándolo vulnerable a las infecciones

Los médicos en Paraguay dijeron que Lugo debería pasar al menos una semana en la clínica de Brasil, donde ya fue tratado en dos ocasiones, pero Boccia señaló luego que todo dependerá de la respuesta sobre el coágulo en la vena cava.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, lamentó la noche del sábado la recaída que sufrió el mandatario paraguayo.

"Ojalá se recupere, vamos a pedirle a Dios y a la ciencia médica que se recupere, pero ha tenido ese problema serio (...), ahí está el presidente Lugo, haciendo un gran esfuerzo y ahora luchando", expresó Chávez en la transmisión de un acto político.

Histórico. El mandatario socialista asumió el Gobierno en agosto del 2008 para un período de cinco años tras unos comicios históricos que marcaron la caída del derechista Partido Colorado luego de seis décadas en el poder.

Un deterioro en su salud podría forzarlo a ceder por un tiempo la presidencia a Franco, lo que implicaría un giro a la derecha en el país, cuarto exportador mundial de soja y un importante proveedor de carne vacuna a la región.

Aunque el vicepresidente aseguró que no sacaría ventaja de la enfermedad, una disputa por el poder podría poner en riesgo una década de estabilidad política que siguió a un período volátil tras el derrocamiento del dictador Alfredo Stroessner.

Lugo forma parte de una ola de líderes de izquierda en América Latina pero ha tenido dificultades para cumplir sus promesas de campaña de redistribuir la riqueza.

Su popularidad también ha sido golpeada por una seguidilla de escándalos de paternidad que comenzaron cuando admitió ser el padre de un niño de dos años concebido cuando aún era obispo de la Iglesia Católica.