Asunción. El presidente paraguayo, Fernando Lugo, se someterá este viernes a su segunda sesión de quimioterapia para tratar un cáncer linfático en estado clínico avanzado, dijo el martes un comunicado oficial.

El procedimiento que demandará una hospitalización de algunas horas, se realizará en el sanatorio privado Migone de Asunción y se espera que el mandatario de 59 años descanse el resto del fin de semana para retomar las actividades este lunes.

Lugo comenzó con la quimioterapia hace tres semanas en Brasil, adonde viajó para confirmar su diagnóstico de linfoma no Hodgkin con afectación ósea y tiene por delante un tratamiento que se extendrá por al menos cuatro meses.

El comunicado de la presidencia dijo que Lugo se encontraba "sin novedades en su estado general, asintomático y afebril" y que tenía previsto realizarse el miércoles un análisis de rutina. Los médicos autorizaron el desarrollo de una "agenda normal sin restricciones extraordinarias", agregó.

Desde que se conoció el estado de salud del presidente, las autoridades se han esforzado por mostrar que la enfermedad no representará un impedimento a la hora de gobernar y el mismo Lugo dijo al volver de Brasil que no tendría mayores alteraciones en su agenda.

El gobernante cumplió recientemente su segundo aniversario de un mandato de cinco, marcado por escándalos de paternidad luego de que tres mujeres le exigieran el reconocimiento de sus hijos y por sus roces con el Congreso de mayoría opositora.

Un portavoz de la presidencia dijo a Reuters que se evaluaba incluso la posibilidad de que Lugo viajara a finales de septiembre de este año a Nueva York para la Asamblea General de Naciones Unidas.