Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este miércoles que su gobierno "frenará" las marchas convocadas por la oposición en la capital, porque "Caracas está viviendo en paz".

La única solución a la situación política que vive Venezuela desde el pasado 12 de febrero, es que la derecha "se siente a una mesa" a negociar, expresó el mandatario en entrevista a la emisora colombiana Blu Radio desde el Palacio de Miraflores (sede del gobierno), a propósito de que este día se cumple un mes del inicio de las protestas.

"Seríamos unos irresponsables si dejásemos que ellos marchen y, como está sucediendo, luego se retire el grueso de la marcha y queden 300 grupos violentos que quemen y partan todo. Y después, cuando actúa la fuerza pública, dicen que es la represión del gobierno", argumentó Maduro.

En cuanto a la situación que vive el estado de Táchira (noroeste), zona limítrofe con Colombia, donde desde hace días las clases están suspendidas, el transporte paralizado y los comercios cerrados, el presidente venezolano dijo que el panorama no es nuevo.

La región fue uno de los estados en que comenzaron las manifestaciones públicas contra su administración, y hace unas tres semanas un grupo de personas causó destrozos a la residencia oficial del gobernador, José Gregorio Vielma Mora.

Por esos hechos la policía detuvo a tres estudiantes, quienes fueron trasladados a una cárcel del estado de Falcón (noroeste), lo que provocó el incremento de las protestas, por lo que los jóvenes fueron puestos en libertad condicional una semana después.

La Fiscalía General de Venezuela difundió el pasado 6 de marzo un balance oficial de muertos desde el 12 de febrero hasta ese momento, los cuales llegaban a 21, cifra que fue confirmada dos días después (8 de marzo) por la defensora del pueblo Gabriela Ramírez, como resultado de las protestas contra el gobierno.

Pero la víspera, la prensa venezolana hizo un recuento en el que reportaba 22 muertos desde el inicio de las protestas.