Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó este miércoles a su homólogo panameño a restituir las relaciones, semanas después de que Panamá retiró a su embajador y Caracas llamó a consultas a su representante, lo que elevó las tensiones entre ambas naciones.

El país centroamericano incluyó a Maduro, a funcionarios del gobierno venezolano y a 16 empresas en una lista de "alto riesgo" en materia de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

En respuesta, Venezuela suspendió por al menos 90 días las relaciones económicas con el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, y con una serie de compañías.

"Yo quiero solucionar los problemas que han surgido con el presidente de Panamá, desde aquí le envío un saludo, presidente de Panamá. Usted fue mi amigo, fuimos amigos, vamos a resolver entre usted y yo", dijo Maduro durante una transmisión por Facebook Live.

El mandatario informó que hubo una "reunión secreta" en una isla del Caribe para resolver las dificultades entre ambos países, pero agregó que no hubo acuerdos.

En la red social, el mandatario informó que hubo una "reunión secreta" en una isla del Caribe para resolver las dificultades entre ambos países, pero agregó que no hubo acuerdos.

"Yo tengo soluciones para restablecer todo, regularizarlo, pasar la página. Presidente de Panamá tome cartas en el asunto, estoy listo", dijo el mandatario venezolano.

Funcionarios venezolanos de alto rango han sido sancionados con prohibiciones de viajes y congelamiento de activos por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y Suiza, entre otros, debido a acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

Venezuela dice que las sanciones son una intromisión en sus asuntos internos.