Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó este sábado en sus cargos a varios de los jefes de la cúpula militar, incluyendo al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino.

En un acto de graduación de oficiales militares, Maduro calificó a Padrino como un "hombre honesto, ejemplar y leal como nadie".

También confirmó al almirante Remigio Ceballos como jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la Fuerza Armada y al general Jesús Suárez Chourio como al jefe del Ejército.

Maduro designó al general Alberto Juliac como jefe de la Fuerza Aérea, en reemplazo del general Iván Hidalgo Terán, y al general Richard López como comandante de la Guardia Nacional (policía militarizada), en sustitución del general Sergio Rivero.

El jefe de Estado, que recibió el apoyo de la Fuerza Armada para la "defensa de la paz" del país, dijo que los ajustes y confirmaciones son "para fortalecer los mandos militares".

Asimismo, designó al almirante Giuseppe Alessandrello como comandante de la Marina, en sustitución del almirante Edglis Herrera.

En el acto el gobernante dijo que seguirá pregonando la necesidad de tener "un poder militar muy poderoso".

"Muchachas y muchachos que hoy se gradúan ustedes serán los generales y los almirantes del año 2050 cuando estemos celebrando los 300 años del nacimiento de Francisco de Miranda. Y Venezuela para entonces tendrá que ser una patria potencia, de felicidad, de igualdad", señaló.

El jefe de Estado, que recibió el apoyo de la Fuerza Armada para la "defensa de la paz" del país, dijo que los ajustes y confirmaciones son "para fortalecer los mandos militares".

Los anuncios se producen en medio de las denuncias que ha hecho el propio Maduro de supuestos planes de "conspiración" dentro de la Fuerza Armada, por los que en ocasiones anteriores ha pedido a los militares firmar un documento de lealtad.

Este año pasa a retiro de la Fuerza Armada la promoción de 1985, en su mayoría compañeros y seguidores del fallecido mandatario Hugo Chávez, quien como jefe de un comando de paracaidistas encabezó un fallido intento de golpe de Estado en febrero de 1992.