Sana. El presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, prometió este jueves transferir el poder pacíficamente, pero no dio ninguna señal de fechas o condiciones, según un comunicado divulgado por el mandatario en el canal de noticias Al Jazeera.

Presionado por crecientes protestas en contra de sus tres décadas en el poder y militares que respaldaron a manifestantes que demandaban un gobierno democrático, Saleh había ofrecido nuevas elecciones presidenciales en enero del 2012 en lugar de septiembre del 2013, cuando terminaba su mandato.

"No hay forma, por ninguna manera o circunstancia, que el sistema político se ponga la soga al cuello", dijo Saleh.

"Por todos los medios esperamos que venga el diálogo político y que el poder pueda ser transferido pacíficamente a través de las instituciones constitucionales", agregó.

Los manifestantes planean realizar en las próximas horas un acto de protesta. La guardia presidencial leal a Saleh se enfrentó el jueves con unidades del Ejército que respaldan a grupos de oposición que exigen su destitución.