El presidente del Congreso, Daniel Abugattás, destacó este martes que no existió intento de “blindaje” al legislador Omar Chehade, a quien se le aplicó la máxima sanción de 120 días de suspensión sin goce de haber, tal como fue acordado por la Junta de Portavoces.

Desestimó que pueda considerarse como tal que se otorgará el uso de la palabra a la parlamentaria Julia Tévez, quien planteó la reducción de la sanción a 60 días, ya que la congresista formuló su propuesta como una cuestión previa.

Según explicó, el reglamento interno del Poder Legislativo establece que una cuestión previa puede plantearse en cualquier momento y en cualquier instancia del debate. “No creo que a eso se deba llamar un intento de blindaje”, expresó.

Reconoció que tras el pedido, hubo una fuerte reacción de la oposición y, debido a eso, optó por suspender la sesión por unos minutos para convocar a una Junta de Portavoces.

En esa reunión, los voceros ratificaron el acuerdo de proseguir la votación sin debate, pese a la propuesta del legislador aprista Javier Velásquez de discutir el tema, lo cual también fue rechazado por votación mayoritaria de la representación nacional.

Abugattás afirmó también que su voto hubiera sido a favor de la sanción, tal como lo hizo la mayoría de la bancada nacionalista Gana Perú, de la cual forma parte Chehade.

Sin embargo, opinó que personalmente cree “en la honestidad de sus palabras” cuando Chehade, segundo vicepresidente de la República, dice que es inocente del presunto tráfico de influencia, al haberse reunido con tres generales de la Policía Nacional para presuntamente hablar del desalojo de una azucarera.

“Creo lo que él me informa. No puedo evaluar si es inocente o no, simplemente creo que me está hablando con honestidad”, declaró en ATV Noticias.

Finalmente, comentó que una renuncia a la segunda vicepresidencia de la República depende únicamente de Chehade, aunque consideró que la suspensión de 120 días –propuesta por la Comisión de Ética- y la renuncia al Poder Ejecutivo no son temas vinculados.

“Y si prosperara una acusación constitucional y es desaforado, no tiene la obligación tampoco. Es decir, es desaforado del Congreso pero sigue siendo vicepresidente elegido en una terna presidencial (…) Yo creo que es difícil decirle ‘tienes que renunciar’”, acotó.