Santiago. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, admitió este lunes su preocupación por la crisis que golpea a Venezuela, y se mostró partidario de apoyar y acompañar cualquier diálogo que impulse internamente el país petrolero para salir adelante.

Durante su visita a Chile, la primera escala de una gira por Latinoamérica, el gobernante socialista se reunió con el mandatario chileno, Sebastián Piñera, con quien intercambiaron puntos de vista sobre la situación de la nación caribeña.

Sánchez, quien también visitará Bolivia, Colombia y Costa Rica, enfatizó que no le resulta ajena la crisis económica y humanitaria que golpea a Venezuela, pero remarcó que España no aspira a tener una vocación de injerencia en la política de la región.

"Es una crisis que se viene alargando hace mucho tiempo en Venezuela y desde luego nosotros miramos con profunda preocupación", dijo Sánchez durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial en Santiago.

Chile y otros gobiernos de la región han reducido sus relaciones diplomáticas con el país caribeño, en espera del restablecimiento del orden democrático.

"Me sumo a las palabras del presidente Piñera. Creo que lo importante es no olvidarse de los venezolanos. De aquellos que están emigrando como consecuencia de la crisis económica y política que se vive en Venezuela", dijo Sánchez.

"Me sumo a las palabras del presidente Piñera. Creo que lo importante es no olvidarse de los venezolanos. De aquellos que están emigrando como consecuencia de la crisis económica y política que se vive en Venezuela", dijo Sánchez.

"Venezuela tiene que abrir un diálogo consigo mismo, tiene que abrirse un diálogo entre los venezolanos para encontrar una solución a esta crisis política y desde luego la comunidad internacional acompañar a ese diálogo (...) y lo que sí puedo garantizar es que España estará de forma activa", agregó.

La situación en Venezuela ha implicado un éxodo desde la nación caribeña que se está acercando a un momento comparable con la crisis de los refugiados en el Mediterráneo, según Naciones Unidas.

Consejo de Ministros en Barcelona. Pedro Sánchez, dijo este lunes que realizará antes de fin de año dos reuniones del Consejo de Ministros fuera de la capital y por primera vez una de las citas será en Barcelona, en una señal de búsqueda de una normalización en la relación con Cataluña.

"Antes de que acabe el final de año, celebraremos dos Consejos de Ministros fuera de Madrid. Uno en Andalucía y otro en Cataluña, en Barcelona", dijo Sánchez a periodistas en el palacio presidencial en Santiago.

Con estas reuniones "mostraremos el compromiso del gobierno de España para con los problemas cotidianos que tienen los catalanes y que exigen de una respuesta", agregó, destacando el profundo respeto de su administración con el autogobierno de Cataluña.

El líder socialista dijo que espera plasmar en estas reuniones avances y compromisos concretos.

"Somos un gobierno que tiene un proyecto para todos y cada uno de los territorios y de los pueblos de España. Un gobierno que ha planteado desde el primer momento proximidad a los problemas tanto de los ciudadanos como de los territorios de España", enfatizó.