El presidente del Senado de Bolivia, José Alberto Gonzales, denunció que Chile le negó el visado para entrar al país, tras solicitar permiso para viajar a la región de Tarapacá a visitar a sus 9 compatriotas detenidos en Alto Hospicio.

La tercera autoridad boliviana indicó que no se le han entregado motivos para no entrar a Chile, pues hasta el momento sólo ha recibido un memorándum, donde se le informó que no podía ingresar a Chile, consigna diario El Deber de Bolivia.

“No es tan grave que el presidente del Senado presente su solicitud al consulado de Chile en La Paz y no le otorguen la visa, frente al hecho de que a la madre de uno de los detenidos, una mujer de pollera, le hayan obligado a ponerse un buzo y una chamarra para poder ingresar a la cárcel y darle un abrazo y un beso a su hijo injustamente detenido”, explicó Gonzales en una conferencia de prensa.

Estos intentos de visitas se dan al mismo tiempo que el gobierno de Bolivia anunciaba el envío de tropas de élite a la frontera con Chile, bajo el argumento de que participarán en operativos para reducir el contrabando.

Del mismo modo, Bolivia también denunció que Chile le negó el permiso al general Williams Kalimán, quien también pretendía visitar a los dos militares presos en Alto Hospicio.

Además de Kalimán y Gonzales, otras autoridades están a la espera de ser autorizados para ingresar a Chile, como es el caso del ministro de Justicia, Héctor Arce y la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño.

Estos intentos de visitas se dan al mismo tiempo que el gobierno de Bolivia anunciaba el envío de tropas de élite a la frontera con Chile, bajo el argumento de que participarán en operativos para reducir el contrabando.

Recordar que la detención de los 9 bolivianos en la región de Tarapacá generó un nuevo conflicto diplomático entre La Paz y Chile, pues el gobierno de Evo Morales sostienen que fueron detenidos en el país vecino cuando realizaban un control de contrabando.

Por su parte, Chile indica que los bolivianos fueron detenidos en la región de Tarapacá, cuando intentaban robar un camión, por lo que fueron formalizados por robo frustrado y porte ilegal de armas.