El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, anunció un plan de seguridad ciudadana para hacer frente a la delincuencia y la criminalidad en el país.

El anuncio fue hecho durante un informe sobre sus primeros seis meses de gestión ante la Asamblea Nacional con motivo del 169 aniversario de la independencia dominicana.

Medina aseguró que comparte la preocupación de la ciudadanía con respecto al problema delictivo y reconoció el fracaso de planes anteriores, pero expresó su confianza en que la nueva iniciativa se convertirá en una política de Estado ya que atacará de forma simultánea la delincuencia y sus causas profundas.

"Conozco y comparto desde lo más profundo de mi corazón el dolor y la preocupación de muchas familias que han sido víctimas de la violencia y la delincuencia en nuestras calles", dijo el gobernante.

Indicó que el Plan Nacional de Seguridad Ciudadana será lanzado la segunda semana de marzo.

Medina añadió que en el proyecto trabajó una comisión conformada por los Ministros de Interior y Policía, la Presidencia de la República, la Procuraduría General y la Jefatura de la Policía Nacional.

"Los equipos de trabajo han tenido que realizar una evaluación profunda de muchas variables hasta llegar a una propuesta consensuada, sólida y que dé respuesta a las necesidades reales del país", dijo el mandatario en su discurso de casi dos horas.

Medina asumió la presidencia el 16 de agosto del año pasado, día en que anunció la creación de un nuevo programa social para mejorar la situación de pobreza de 1.600.000 dominicanos, la asignación a la educación del 4% del producto interno bruto, y la ejecución de un programa para erradicar el analfabetismo en 2014.

Prometió además fortalecer la economía a través de la inversión en las pequeñas y medianas empresas, luchar contra la corrupción, una de las más altas de América Latina, y distribuir equitativamente la riqueza entre todos los dominicanos.

República Dominicana enfrenta desde el año pasado una nueva espiral de violencia causada por la delincuencia común y el crimen organizado.

Además, el país sigue siendo usado como puente para el tráfico de drogas que llega de América del Sur en ruta a Europa y Estados Unidos.

Sólo en enero pasado, agencias locales y estadunidenses decomisaron 2,4 toneladas de cocaína en aguas del sur dominicano, mientras que en 2012, cerca de 10 toneladas de drogas, sobre todo cocaína, fueron incautadas en el país, y más de 700 extranjeros fueron detenidos en territorio dominicano por narcotráfico.

El índice de criminalidad del país es de 24,9% de acuerdo con el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La policía dice que la cantidad de muertes violentas registradas entre enero y septiembre del 2012 cayó 13% respecto a igual periodo de 2011.

A principios de este mes, el ex presidente colombiano Ernesto Samper Pizano, de visita en República Dominicana, señaló con base en estudios recientes que este país podría experimentar los mismos niveles de inseguridad que Colombia por la violencia ligada al narcotráfico.

Samper propuso a las autoridades locales crear redes de cooperación contra el tráfico de drogas y la adicción como una forma de enfrentar la inseguridad pública.