Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, llamó hoy a la población a no dejarse ganar en la guerra psicológica que promueven los opositores, quienes a lo largo de esta semana han protestado contra el gobierno en Quito y en otras ciudades.

"Nadie a desanimarse, a que no nos gane la guerra psicológica, tienen (la oposición) los medios de comunicación, el poder económico; en eso sí, somos minoría, pero somos más muchísimos más compatriotas", señaló Correa en su informe semanal de labores emitido desde Italia, donde realiza una visita para participar en la Expo Milán.

Correa afirmó que esta ha sido una semana "durísima" para el país por las protestas opositoras, las cuales a su juicio confirman "que hay una conspiración en marcha".

"No nos sacan del gobierno no porque no quieren, sino porque no pueden porque saben que tenemos inmenso apoyo popular; sin embargo, ellos tienen inmenso poder económico, mediático, así es como siempre las oligarquías nos han dominado", apuntó.

Durante toda esta semana grupos de oposición y políticos de derecha han liderado movilizaciones en diversas ciudades, incluidas Quito y Guayaquil, las más pobladas del país, en rechazo a dos reformas impositivas que impulsa el gobierno para mejorar la distribución de la riqueza.

La reforma más polémica es la "Ley de Herencias" que propone una nueva tasa de impuestos con base en una tabla que va hasta el 47,5 por ciento para los herederos directos, según el rango de valores que arranca en 70.800 dólares.

En la actualidad se paga hasta el 35 por ciento, desde una base de 68.800 dólares.

La ley genera resistencia en algunos frentes, pero no afectará a los pobres ni a la clase media, según el gobierno de izquierda.

"Da indignación ver lo que está pasando en Ecuador. Cuando se pone un impuesto a la herencia, que alguna vez en la vida lo pagará menos del 2 por ciento de ecuatorianos, miren todos los problemas que tenemos, y ahora, son los grandes defensores de las familias", cuestionó.

La otra reforma propuesta por Correa, busca grabar con un impuesto del 75 por ciento a las ganancias extraordinarias en la venta de bienes inmuebles que superen los 8.496 dólares.

Ambas iniciativas se encuentran en análisis en la Asamblea Nacional (Congreso), de mayoría oficialista.

El jefe de Estado agregó que la oposición trata de desinformar a la población para alentar a la movilización en las calles, con el objetivo de desestabilizar a su gobierno de cara a las elecciones presidenciales de 2017.

"Estén preparados porque esa es la estrategia. Son cuatro o cinco (los promotores), da hasta pena, pero así son, no tienen nada que perder, nosotros sí", sostuvo.

El mandatario mencionó que quienes promueven las marchas callejeras quieren que sigan pasando cosas "terribles" en el país.

"No se engañen. Esto no es nada fortuito, lo tenían preparado tienen logística, tienen dinero, es lo que les había advertido: la movilización permanente para ver si desestabilizan al gobierno o llevarnos los más desgastados posibles al 2017", señaló.

Correa llamó a sus seguidores a defender su proyecto político "Revolución Ciudadana".

"Aquí nadie se me cansa compañeros, más firmes, que nunca para respaldar, para defender a nuestra revolución. Eso es lo que buscan, que nos cansemos porque somos gente buena, pero aquí prohibido cansarse, rendirse, retroceder jamás", subrayó.