Bogotá. A las 7:00 pm, minutos después de que Gustavo Petro terminara el discurso con el que reconocía la victoria del candidato del Centro Democrático, Iván Duque, en compañía de Marta Lucía Ramírez, su fórmula vicepresidencial, subió a la tarima instalada en Centro Empresarial y Recreativo El Cubo, en Bogotá. 

Durante su primer discurso como presidente electo, Iván Duque hizo referencia a lo que será uno de los principales retos de su mandato: "Con humildad quiero decirle al pueblo colombiano que voy a entregar todas las energías para unir al país. No más divisiones". 

Seguidamente destacó: "Hay que pasar la página de la polarización, la página de los agravios. No reconozco enemigos en Colombia, no voy a gobernar con odios, no existen en mi mente ni mi corazón, venganzas ni represarías, se trata de mirar hacia el futuro por el bien de todos los colombianos".

En opinión de Duque, la elección presidencial de este domingo es una oportunidad esperada "para pasar la página de la polarización, la página de los agravios, de las ponzoñas".

En este sentido, dijo que ni en su mente ni en su corazón existen "venganzas ni represalias", sino que aspira a mirar al futuro por el bien de todos los colombianos.

"Esta tiene que ser una oportunidad para que nos unamos en contra de aquellas cosas que le han hecho históricamente daño a Colombia y una de ellas es la corrupción", destacó Duque.

"Esta tiene que ser una oportunidad para que nos unamos en contra de aquellas cosas que le han hecho históricamente daño a Colombia y una de ellas es la corrupción", comentó.

Por todo ello, dijo que su bandera como presidente será la de la "lucha frontal contra la corrupción, la politiquería y el clientelismo".

"Vamos a gobernar con transparencia, con eficacia y vamos a devolver a los ciudadanos la esperanza de volver a creer en las instituciones",

Sobre el acuerdo de paz que se firmó con la Farc, uno de los temas más polémicos en el desarrollo de la campaña, Duque reiteró que como jefe de Estado no hará trizas el acuerdo de paz.

Sin embargo, advirtió: "Nosotros le hemos dicho a los colombianos que no vamos a hacer trizas los acuerdos, pero vamos a hacer modificaciones para que la paz brille".

"La paz implica que pasemos la página. Hoy todos somos amigos de los que queremos la paz y debe ser una paz que permita a la base guerrillera su normalización a la vida pública. Esa paz que añoramos reclama correcciones para que las víctimas sean el centro del proceso y garanticemos verdad, justicia, reparación y no repetición", agregó. 

Durante su discurso, marcado por un tono conciliatorio, Iván Duque hizo referencia a uno de los temas que más hizo ruido en la recta final de la campaña presidencial: el tema de la justicia. 

"Nuestro anhelo es que podamos construir consensos, para que Colombia tenga una justicia creíble. Con primeras y segundas instancias fortalecidas. Para que el ciudadano pueda genera confianza en la justicia. No vamos a fracturar la justicia. Lo que vamos a hacer es hacer un consenso para que la justicia sea cercana en cada rincón de Colombia.

Instantes antes de iniciar su discurso, el presidente electo anunció por medio de su cuenta en Twitter, que había recibido la llamada del aún Presidente, Juan Manuel Santos.