Bogotá. El presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, recibió este lunes la credencial de primer mandatario, cargo que asumirá el próximo sábado con el desafío de recomponer las relaciones con Venezuela e impulsar decisivas reformas sociales para reducir el desempleo y la pobreza.

El dirigente político, de 58 años de edad, reemplazará al presidente Álvaro Uribe, quien abandona el cargo después de una gestión de ocho años que se caracterizó por la lucha contra la guerrilla izquierdista y el narcotráfico, que Santos prometió continuar.

El político dijo que con la entrega de la credencial por parte de las autoridades electorales ya se considera formalmente presidente de Colombia.

"Un acto sencillo pero que me compromete enormemente con la institucionalidad (...) y con el pueblo colombiano, recibimos más de nueve millones de votos, un mandato muy claro que nos obliga a cumplirlo", dijo el mandatario electo en el acto de recepción del documento.

Uno de los temas sensibles que deberá enfrentar en sus primeros días de gestión será intentar restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela.

Santos asumirá el poder el próximo sábado en la histórica Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad que incluye patrullajes aéreos y protección con francotiradores, de acuerdo con las Fuerzas Armadas.

El dirigente político, ex ministro de Defensa, de Hacienda y de Comercio Exterior, cuenta con el respaldo de los inversionistas y empresarios que confían en que dará continuidad a las políticas de libre mercado y de seguridad.

Santos, elegido con la mayor votación en la historia del país, cuenta con un sólido respaldo en el Congreso y una reducida oposición, un factor decisivo para lograr la aprobación de importantes reformas, incluida una que busca garantizar y mejorar la cobertura de salud de los colombianos.

Uno de los temas sensibles que deberá enfrentar en sus primeros días de gestión será intentar restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, rompió relaciones diplomáticas con Bogotá en julio, después de que el gobierno de Uribe denunció que varios dirigentes de las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y del Ejército de Liberación Nacional se refugian en ese país con la aparente complacencia de Caracas.

Chávez, el más fuerte crítico de Estados Unidos en la región, ha denunciado en el último año un plan de Washington para invadir su país desde Colombia después de que Bogotá autorizó a militares estadounidenses el uso de siete bases militares para realizar operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo.